Tipos de perilla

La mayoría de hombres prueban diferentes tipos de perilla hasta que eventualmente encuentran la que más les favorece. Como sucede con prácticamente todo lo relacionado con el estilo, dar en la diana es una cuestión de ensayo y error.

Las perillas ofrecen un punto medio entre el afeitado apurado y la barba. Son una solución cuando se elige llevar vello facial pero en las mejillas no existe la densidad suficiente para formar una barba completa. Luego están quienes la eligen porque simplemente les gusta más como le sienta.

Perillas parciales

Las perillas parciales son aquellas que no constan de bigote. El vello facial se limita al área del mentón y se le puede dar varias formas:

Perilla pequeña

Se afeita todo menos el vello del labio inferior. La longitud de la línea depende de las preferencias personales. Puede quedarse en un pequeño parche rectangular debajo del labio o seguir descendiendo verticalmente por el mentón tanto como quieras. Las versiones más largas también se conocen como perillas de pista de aterrizaje.

Sólo hay que prestar atención a una pequeña porción de vello facial, razón por la que, de todos los tipos de perilla, esta es naturalmente la que necesita menos mantenimiento.

Perilla grande

También conocida como perilla original. Es como una perilla completa, pero sin bigote. Se deja crecer el vello del área del mentón al completo.

Para conseguir su característica forma es necesario que la parte superior alcance la comisura de los labios. También es importante delimitarla por los lados de manera que tenga la misma anchura que la boca en expresión neutra.

Perillas completas

Las perillas completas son aquellas que constan tanto de bigote como de perilla. Existen diferentes tipos en función de su forma, así como de si ambas partes están o no conectadas. Tienden a ser más favorecedoras que las perillas parciales.

Perilla clásica

Es necesario que el bigote y la perilla estén conectados creando un círculo o un cuadrado ininterrumpido alrededor de la boca. De todos los tipos de perilla, este es el estilo en el que prácticamente todo el mundo piensa cuando habla de perillas.

Al igual que el resto, la perilla clásica puede llevarse corta, media o larga. Considera recortarla y desconectar el labio inferior del mentón si buscas un resultado más definido.

Perilla Van Dyke

El estilo Van Dyke es parecido a una perilla completa, con la diferencia de que el bigote y la perilla no están conectados. Considérala si tienes dificultades para conseguir un círculo completo de vello o si simplemente te ves más favorecido con este estilo.

Para conseguir su distinguida forma triangular, la perilla tiene que ser más estrecha que el bigote. En las versiones más largas se logra la misma forma de triángulo invertido cortando la perilla en punta con la ayuda de unas tijeras.

Perilla ancla

En este estilo el bigote y la perilla también están desconectados, pero, al contrario de lo que sucede con la Van Dyke, aquí es la anchura de la perilla la que debe sobrepasar la de la boca y no al revés. De esta manera, se dibuja con el vello facial una forma que recuerda a un ancla.

Es la perilla de ‘Iron Man’. El actor Robert Downey Jr. es un incondicional de este tipo de perilla, tanto delante como detrás de las cámaras.

Qué tipo de perilla elegir

El estilo más adecuado para cada uno depende de la forma de la cara. Por ejemplo, las caras redondas suelen salir beneficiadas de las perillas largas y afiladas. En cambio, si tienes la cara alargada, es una buena idea pensar en horizontal. Si siendo ese tu tipo de cara, no mantienes a raya la longitud de tu perilla, tu cara puede parecer demasiado delgada.

Sin embargo, aunque son unas buenas directrices para orientarse al principio, no es suficiente. Y es que también hay que tener en cuenta los ángulos y curvas de la boca, el mentón y la mandíbula, que son únicos en cada hombre. Asimismo, hay que adaptarse al tipo de crecimiento. Todos los hombres no tienen el vello facial repartido de la misma forma, y cuando se tiene, a menudo presentan densidades diferentes. Por lo tanto, sólo uno mismo puede determinar cuál de las anteriores perillas es la adecuada.

Cómo mantener la perilla

Ya sea con una recortadora de barba o con unas tijeras, las perillas se deben recortar regularmente. De lo contrario, una perilla impecable puede transformarse rápidamente en algo desaliñado y poco favorecedor.

Aunque el bigote y la perilla suelen dejarse a la misma longitud, no es un requisito imprescindible. Se puede dejar una parte ligeramente más larga que la otra para conseguir la forma que resulte más favorecedora sobre tu rostro.

Mantener su forma es tan importante como recortarla. Para delimitarla de la manera elegida, se necesita una maquinilla de afeitar. Las recortadoras y afeitadoras eléctricas también pueden hacer el trabajo. Una vez dibujado el estilo elegido, resulta muy sencillo mantenerlo.


Categorías

Afeitado, Cuidado Personal

Esteta por naturaleza. La moda pasada y presente y esos pequeños detalles que a menudo pasan desapercibidos dan forma constantemente a mi concepto de estilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.