Sexo tántrico qué es y cómo se practica: todas las claves

Qué es el sexo tántrico y cómo se practica

Si te gusta el sexo y aportar un poco de picardía a tus relaciones de pareja, seguro te conoces kamasutra de la A a la Z. Pero si te consideras una persona espiritual o, sencillamente, romántica, habrás sentido una curiosidad especial por conocer el sexo tántrico. Dicen los expertos que el tantra puede intensificar el placer sexual y sin necesidad de llegar a la penetración. Como juego previo para calentar motores o como actividad única en sí misma, la actividad sexual tantra es muy interesante. Por eso, te invitamos a conocer qué es el sexo tántrico y cómo se practica

Somos células nerviosas, tacto, olfato, sabor y sonidos que emitimos y sentimos naturalmente, pero que raras veces nos detenemos a percibir en su plenitud. Además, no podemos olvidarnos de que somos pura energía y todo cuanto hay a nuestro alrededor lo es, incluida nuestra pareja. 

En cada poro de nuestro cuerpo podemos encontrar un placer infinito. Lo único que tenemos que hacer es conectar profundamente con nuestro yo, ser plenamente conscientes del momento que estamos viviendo en el presente y entablar esa conexión con nuestra pareja que nos permita un intercambio de vibraciones sin que llegar al coito sea un requisito para experimentar un placer sin precedentes. 

La actividad sexual tantra: qué es y cómo practicarla

Qué es el sexo tántrico y cómo se practica

Practicar la actividad sexual tantra hay que estar muy concentrado, por lo que la primera vez que lo experimentes, si no tienes mucha experiencia con la meditación, nunca has hecho yoga y realizado técnicas de relajación, podría resultarte complejo. Sin embargo, no debes tirar la toalla, sino tener paciencia y darte tu tiempo y a tu pareja, para que ambos logréis esa sincronización perfecta que os permita sentir y disfrutar, sin más. Dejaros fluir.

El tantra lleva miles de años practicándose, de modo que no es nada novedoso, aunque de unos años a esta parte se ha ido haciendo más popular. Quienes se dejan en brazos de la filosofía tantra, acogen un estilo de pensamiento y de vida, que apuesta por dar especial valor al encuentro entre dos personas y a disfrutar de cada parte del cuerpo.

Digamos que la actividad sexual tantra es todo lo contrario al célebre y extendido “Aquí te pillo y aquí te mato”, tan recurrente en nuestra época actual en cuanto al sexo se refiere. Nos hemos dejado llevar por el sexo rápido, por el orgasmo fácil pero simple. 

Tal vez pienses que practicando el coito, ya sea anal o vagina, o masturbándote puedes alcanzar un orgasmo increíble. Y no decimos que no sea cierto. También merece la pena probar el placer del orgasmo que produce el sexo oral. Sin embargo, te sorprendería lo que puedes sentir prestando tu atención en los chakras, tomando como base el contacto visual con tu pareja y con las técnicas de respiración adecuadas. El tantra merece la pena y, cuando lo pruebes, tú mismo nos lo dirás.

Cómo se practica el tantra sexual

Adelantábamos al inicio que somos energía. Cuanto sentimos, pensamos y hacemos se transforma en energía, positiva y negativa. También el sexo consiste en un cambio de energías, en la unión de ambas y su transformación. ¿Nunca has escuchado hablar de la energía sexual? Puede obrar magia, literalmente hablando. Y, de hecho, desde tiempos inmemoriales se ha aprovechado el recurso de la energía sexual, entre los sabios, brujas y hechiceros. Cierto o no, al menos, ahí está la creencia.

Las posturas de sexo tántrico son importantes, porque posibilitan ese contacto visual que nos llegará a crear una conexión íntima con nuestro/a compañero/a para alcanzar el orgasmo valle e incluso hacer que ese se prolongue más allá de lo que dura un orgasmo habitualmente. 

Otro factor es aprender técnicas de respiración consciente. Estaremos pendientes de qué emociones nos provoca mirar a nuestra pareja y contemplar cada parte de él o ella, olerla, saborearla, escucharla, sentirla con los cinco sentidos centrados única y exclusivamente en el acto amoroso que tenemos entre manos. En este momento las preocupaciones deben ir fuera de la cabeza y, los objetivos también, no permitiendo que la obsesión por alcanzar el orgasmo nos robe el privilegio de tener placeres continuados en cada beso, cada caricia, cada mirada y en cada respiración sincronizada.

Hay diferentes posturas para el sexo tántrico. El primer paso previo a cualquiera de ellas es quitarse la ropa, sentarse el uno frente al otro, mirarse a los ojos y tomarse unos minutos para iniciar una respiración consciente. Cuanto más sincronía haya entre ambos miembros, más alto será el placer. 

También es bueno el masaje, porque a través de él iremos gozando de la piel de nuestro/a compañero/a, a la vez que vamos activando los chakras o puntos de energía, liberando la energía bloqueada y ayudándonos a fluir en libertad. 

Mejores posturas tántricas para practicar sexo

Qué es el sexo tántrico y cómo se practica

Podrás alcanzar el orgasmo valle o más placentero si realizas determinadas posturas como pueden ser estas:

  1. La pose de la diosa: el hombre se sienta con la espalda apoyada y penetra a la mujer mientras ella le rodea la cintura con sus piernas. 
  2. El columpio: el hombre acostado y la mujer sentada encima, será ella quien se mueva. Podrá apoyar los pies y, cuando esté teniendo su orgasmo, si se pone de rodillas, sentirá más placer y, el hombre puede elevar la pelvis para intensificar la penetración.
  3. La pinza abierta: la mujer en el borde de la cama con tobillos, pies y pantorrillas tocando el colchón. El brazo lo apoya en el suelo y el hombre la levanta por las caderas y la penetra.
  4. La trampa para serpiente: similar al misionero, pero con las caderas de la mujer elevadas.
  5. El tigre: la mujer boca abajo con las caderas elevadas y las piernas abiertas. El hombre la penetra por encima, colocando su pecho a la altura de los hombros de ella para que la penetración sea mayor.
  6. La Felicidad del tercer ojo: consiste en masajear el ombligo. Esto es placentero y facilita el orgasmo.

Hay otras posturas, como el Yab Yum o el Abrazo de serpiente en las cuales también se logra buenos resultados. 

¿Cuáles son los beneficios del sexo tántrico?

  • Practicar el sexo tántrico tiene muchos beneficios. El primero de ellos es que aumenta la autoestima, porque te das cuenta de que el placer no depende del físico, sino que es algo más bien energético y espiritual, que se consigue por medio de la conexión.
  • Con el tantra, practicas la autoexploración, lo que te permite conocerte y descubrir tus puntos de placer. Y ojo que no necesitas tener compañero/a para tener sexo tántrico, porque también es posible en la masturbación.
  • Si estás en pareja, la actividad tántrica sexual favorece la comunicación y te conecta con la otra persona. 
  • Es una actividad prolongada y relajada, lo cual facilita aumentar la líbido y la lubricación, facilitando una mejor experiencia sexual.

Esto es lo que es y cómo se practica el sexo tántrico. Ahora que lo conoces, ¿te apetece ponerlo en práctica? Cuéntanos tu experiencia. 


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.