Algunos errores de nutrición que te impiden perder peso

perder peso

Si te has propuesto perder peso, hay una cuestión muy importante que debes conocer. No solo hay que elegir una dieta ideal, sino que es fundamental adoptar hábitos alimenticios saludables.

Una vez que conozcamos estos hábitos, para perder peso poco a poco hay que mantenerlos en el tiempo.

¿Cuáles son esos errores que cometemos y que nos impiden perder peso?

Las ganas de comer y pasar hambre

Si pensamos en algún alimento que nos apetece mucho, pero nos privamos de él. Y a pesar de seguir deseando comerlo, continuamos acumulando ganas, lo más probable es que cuando lo tengamos delante tomaremos tres veces más cantidad de la cuenta.

Un error muy frecuente es saltarse comidas, para perder peso de una forma más rápida. Esto no es recomendable, entre otras cosas porque nuestro cuerpo tiene “memoria” nos recordará en algún momento el déficit de calorías. Cuando eso suceda, no tomaremos algo saludable, sino que nos apetecerá algún capricho calórico.

La dieta por etapas

Si tienes un evento al que asistir, y hay un traje que debería quedarte muy elegante, es el momento en que pensarás ponerte a dieta. Es otro error, porque es muy posible que, al finalizar ese evento, tomarás una “revancha” de todo lo que no has comido, y recuperarás el peso que tenías, sobrepasándolo.

La idea que debemos considerar es que la expresión “ponerse a dieta”, es un programa a corto plazo, con la intención de perder peso. Pero comer con hábitos saludables es para toda la vida.

Las dietas milagrosas

perder peso

Estas dietas no son efectivas, y si alguna consigue que podamos perder peso de una forma rápida, habría riesgos importantes para nuestra salud.

Otra cuestión importante es que todos los cuerpos y organismos no son iguales. Lo que funcionó con una persona, puede no hacerlo con otra.

No tomar el agua suficiente

Cuando se habla de agua, no siempre se hace de cualquier líquido. Es decir, los expertos recomiendan una media de dos litros de agua diarios. Pero en esa cantidad no irían incluidos otros líquidos, como sopa, café, leche, refrescos, etc.

Dormir mal

No dormir lo suficiente genera desequilibrios, el cuerpo acumula grasas y pretendemos compensar la debilidad que nos produce no dormir bien, tomando alimentos contundentes.

Comer rápido o frente al televisor

Si comemos muy deprisa ingerimos más alimentos. Si lo hacemos con mucha distracción, como es el caso de la televisión, no seremos conscientes de lo que comemos.

 

Fuentes imágenes: DietabajarAbdomenHombre – WordPress.com  /  El Comidista – El País


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *