Cómo tener dientes más blancos

Si tener unos dientes más blancos es unos de tus objetivos, te alegrará saber que existen muchas cosas que se pueden hacer (o dejar de hacer) para aumentar la blancura de tu sonrisa.

Unos dientes blancos y saludables son fundamentales para causar una buena impresión en los demás, razón por la que es un tema en el que invertir dinero y tiempo tiene recompensa:

Higiene diaria

Naturalmente, el cepillado es la base de unos dientes más blancos y sanos. Los expertos aconsejan cepillarse tres veces diarias. Los cepillos de dientes eléctricos son más eficientes que los manuales en todos los aspectos, incluyendo la eliminación de las manchas superficiales que restan luminosidad a tu sonrisa. Así que vale la pena invertir en uno.

Si buscas algo asequible y eficaz, considera el Oral-B Vitality Cross. Mayor profesionalidad conlleva una mayor inversión, como demuestra el Oral-B PRO 2. Pero recuerda que el cabezal también es clave. Sus filamentos se van deteriorando con el uso y pierden capacidad blanqueadora, por lo que es muy importante sustituir los cabezales cada vez que sea necesario. El tiempo puede variar en función del ritmo de desgaste de cada persona.

Dado que permanecen poco tiempo en contacto con el esmalte, a los dentífricos blanqueadores no se les atribuyen resultados significativos. Pero no se pierde nada por probar. Aunque pequeño, ponen su grano de arena. El mercado ofrece muchas opciones; una de ellas es el polvo de dientes de carbón activo, un compuesto que se asocia con muchos beneficios, entre ellos el de blanquear los dientes a pesar de su color.

Manchas por alimentos y bebidas

El café, el té y el vino pueden arrebatar el blanco a los dientes si no se consumen con precaución. Sus intensos pigmentos de color se adhieren al esmalte. Lo mismo sucede con el tabaco. Amarillear los dientes es otro de los efectos perjudiciales de fumar.

Pero estos no son los únicos responsables de amarillear los dientes. En general, cualquier alimento que genere manchas difíciles de quitar en la ropa, tiene el mismo efecto sobre los dientes. Para tener unos dientes más blancos, se aconseja no cepillarse los dientes inmediatamente después de ingerir comidas y bebidas oscuras, ya que puede provocar que la mancha penetre más profundamente en el diente.

Tratamientos blanqueadores

A veces no es suficiente con cepillar y evitar el café o el tabaco para tener unos dientes más blancos. Afortunadamente, existen los tratamientos blanqueadores. Veamos que opciones existen al respecto:

Tratamientos blanqueadores DIY

Con algunos remedios caseros se pueden conseguir ligeras mejorías, pero es necesario tener en cuenta que es poco probable que se invente alguno capaz de eliminar las manchas resistentes al mismo nivel que un tratamiento blanqueador profesional.

Los remedios caseros con bicarbonato se encuentran entre los más eficaces. Sin embargo, éste no se caracteriza por ser demasiado amable con las encías. Así que es aconsejable utilizarlo únicamente en momentos puntuales, como cuando sea necesario un pequeño blanqueamiento de emergencia, por ejemplo.

Preparar un tratamiento blanqueador casero con bicarbonato es muy sencillo. Mezcla media cucharadita de bicarbonato con una cucharadita de limón. Aplica la mezcla sobre los dientes utilizando un bastoncillo del oído durante dos minutos como máximo. Después cepíllalos como normalmente y enjuágate bien la boca con agua.

Este remedio funciona debido a que el bicarbonato es un agente limpiador que, además, aporta calcio a los dientes, mientras que la acidez del limón ayuda a eliminar la placa.

Tratamientos blanqueadores caseros

Los moldes y las tiras blanqueadoras se consideran los mejores métodos para blanquear los dientes en casa. Eso se debe a que están más tiempo en contacto con el esmalte que los dentífricos y enjuagues bucales.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que los moldes suelen asociarse con irritación debido a que son talla única y el producto puede salirse y entrar en contacto con las encías. En cualquier caso, el mejor momento para administrar un tratamiento blanqueador en casa es durante los días posteriores a una limpieza dental, cuando se han eliminado la placa y las manchas superficiales.

Tratamientos blanqueadores profesionales

En comparación con el resto de opciones, los tratamientos blanqueadores profesionales son bastante más caros. Pero en lo que se refiere a resultados no tiene rival. No parece probable que las luminosas sonrisas de las celebridades sean fruto de los remedios caseros. A diferencia de los tratamientos caseros, los dentistas te garantizan resultados, así como el tono de blanco más adecuado para ti. Existe una línea que, si se sobrepasa, la sonrisa puede terminar resultando muy poco natural.

La irritación del tejido blando y el aumento de la sensibilidad son dos efectos secundarios potenciales indivisibles de los blanqueamientos, incluso cuando este es realizado por un profesional. Sin embargo, en este caso los efectos secundarios molestos se pueden mantener bajo control y generalmente, no son permanentes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.