Cabinas rayos uva: consejos y advertencias

Cabinas rayos uva

Las cabinas rayos uva son esa alternativa para que muchas de las personas podamos lucir de ese bonito bronceado en el cuerpo en cualquier época del año. Nos hace parecer más atractivos y que tengamos una piel mucho más cuidada y saludable, aunque hay que tener que vigilar una serie de factores para que pueda llegar a ser saludable.

¿Qué factores pueden incitar a usar una cabina rayos uva? Todo dependerá de la persona y su cometido. Aunque principalmente es tener una piel bronceada hemos de decir que muchas personas hacen hincapié en lucir este tipo de piel antes exponer su cuerpo en verano. O bien para mantener un bronceado durante todo el año, o bien porque hay gente con falta de tiempo o no tener empatía con tomar el sol.

Consejos antes de usar una cabina rayos uva

Antes de someternos a la primera sesión de rayos uva hay que tener en cuenta el tipo de piel que se va a exponer. Por regla general, si estamos solicitando sesiones en algún centro de belleza, es el responsable del establecimiento que por experiencia te indique el tipo de tratamiento que has de seguir.

Otro dato importante es que la persona que se va a exponer debe ser mayor de edad. La edad permitida es a partir de los 18 años de edad y eso se debe a que someterse a rayos uva antes de los 30 años puede aumentar hasta un 75% en contraer un melanoma en la piel.

La cantidad de sesiones y el tiempo de exposición vendrá relacionado con nuestro tipo de piel. Hay que espaciar las sesiones, lo normal es que en las primeras tomas se deje un mínimo de 4 días entre cada una. A medida que se vaya cogiendo más color se podrán juntar un poco más, aunque el mínimo permitido es de al menos 48 horas.

Cabinas rayos uva

Todos los centros deben de tener una ficha dónde apunten tus datos junto a tu número de sesiones y el tiempo de exposición en cada una. Además, deberás de firmar un documento de conformidad y de carácter informativo, dónde estarás de acuerdo con todos los riesgos que se puedan llegar a producir.

Si vas a usar una cabina rayos uva de forma particular, quizás deberías de tener en cuenta tu fototipo de piel. Ayudará a conocer si existe el riego de sufrir algún tipo de quemadura y el tiempo exposición que debes llevar en cada sesión. Si necesitas saber qué tipo de fototipo tienes, puedes entrar en esta web que te indicará con más precisión que pasos has de seguir por tus características.

Antes de entrar en una cabina has de tener presente que esté limpia y que funciona correctamente. Un mal funcionamiento hará que podamos someternos a sesiones incorrectas y que no nos esté dando los rayos uva en condiciones.

Utiliza gafas de protección para cubrir tus ojos, retira tus lentillas y quítate todo tipo de joyas y objetos metálicos. Tampoco has de usar ningún tipo de protección solar y tu piel tiene que estar totalmente limpia y libre de cualquier tipo de cremas, desodorantes o perfumes. Las zonas del área genital o la cara pueden ser sensibles por lo que es recomendable cubrirlas para que no sufran.

Consejos durante y después de una sesión

Cabinas rayos uva

No hay que entrar nunca mojado dentro de una cabina cuando vas a broncearte. Si notas que durante la sesión sube mucho la temperatura corporal o notas que tu piel se pone muy roja has de interrumpir la sesión.

Cuando hayas salido de una sesión de rayos uva nunca complementes tu bronceado con exponerte al sol. Además tienes que respetar los intervalos de 48 horas como mínimo entre dos sesiones de rayos UVA.

Beneficios de usar rayos uva

Las cabinas de rayos UVA te permiten conseguir ese bronceado uniforme y duradero. La piel puede lucir un bronceado deseado en cualquier época del año. Los rayos UVA son perjudiciales cuando abusamos de su uso, o no lo utilizamos de forma correcta. Pero también tiene sus ventajas, ya que se asocia en todo lo relacionado con la dermatología y para algunas afecciones de piel es beneficioso:

  • Para las pieles con vitíligo funciona muy bien. Quien sufre esta afección presenta manchas blancas en la piel por todo su cuerpo. Como terapia curativa se puede aplicar la fototerapia inducida por la emisión de rayos UVB de banda estrecha.
  • Para el tratamiento de la psoriasis. Esta enfermedad de la piel no tiene cura, pero pueden paliarse sus afecciones con terapia farmacológica combinada con cabinas de bronceado. En este caso no se encuentran en los solariums sino que se trata de las lámparas uva llamadas PUVA.

No obstante, busca siempre la mejor forma de broncearte haciendo un uso comedido y responsable. Abusar de los rayos UVA tiene a la larga consecuencias perjudiciales para la salud de la piel. Pero si lo hacemos de forma correcta podremos lucir ese bonito bronceado que tanto gusta.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.