El cáncer de pene, un cáncer poco conocido

Anotomia del pene

Que nuestro médico nos comunique que padecemos un cáncer puede ser sin duda una de las noticias más terribles que a cualquier persona nos puede suceder hoy en día. Si ese cáncer además se encuentra situado en el pene de un hombre, puede ser una noticia aún más trágica para cualquier varón.

Existen docenas de enfermedades o dolencias que podemos sufrir los hombres en el pene, desde la fimosis, pasando por la parafimosis y hasta por ejemplo llegar a epididimitis, pero sufrir un cáncer en el pene puede ser la más negativa de todos, no sólo por lo que la enfermedad supone, sino por la zona donde se produce.

¿Qué es el cáncer de pene y cuáles son sus causas?

El cáncer de pene es un tipo de cáncer más de cuantos existen y que comienza en el órgano reproductor masculino con la formación de células malignas.

A pesar de que no es demasiado común existen varios cientos de casos cada año en todo el mundo. Por suerte el índice de supervivencia de este cáncer es bastante elevando y se ha cifrado en el 65% a partir de los 5 años después de diagnosticarse la enfermedad.

A día de hoy, y tal y como sucede con otros muchos cánceres no se conoce una causa exacta sobre la aparición en escena del cáncer de pene.

Lo que sí se sabe es que el esmegma, esa sustancia maloliente, que en ocasiones aparece debajo del prepucio del pene, por diferentes y variadas razones puede aumentar el riesgo de la aparición de este tipo de cáncer.

Estos son los principales síntomas

Los síntomas del cáncer del pene son bastante comunes, incluso cuando no se tiene esta enfermedad, por lo que antes de lanzarse a la aventura de hacerse un diagnostico propio, nuestra recomendación es acudir a la consulta de un especialista.

Entre los síntomas que pueden estar causados por un cáncer de pene nos encontramos con un enrojecimiento, irritaciones o dolor, a veces intenso, en el pene.

Además en ocasiones podemos notar como se forma una masa en nuestro pene que se detecta rápidamente al tacto.

Pene

¿Cómo se diagnostica un cáncer de pene?

El diagnostico de un cáncer de pene es responsabilidad única y exclusiva de un médico especializado, para la cual podrá realizar un examen físico de la zona, teniendo en cuenta además posibles antecedentes familiares. En dicho examen físico podrán ser detectadas masas o cualquier otro elemento que pueda parecer extraño.

En caso de sospecha de que el paciente pueda sufrir un cáncer de pene, el especialista en la mayoría de los casos realiza una biopsia, que consiste en la extracción de células para que sean examinadas y se pueda diagnosticar si existen la presencia de células malignas, originarias del cáncer.

Tratamiento

Como con cualquier otro cáncer que se encuentre situado en otra zona el tratamiento a seguir por parte del paciente dependerá en gran medida del tamaño y la localización del tumor y además de si este se ha diseminado o permanece inmóvil en una zona concreta.

Por lo general el tratamiento de cualquier cáncer incluirá;

  • A través de varios medicamentos, la mayoría de ellos muy agresivos, se trata de destruir las células cancerosas
  • Mediante la utilización de rayos X se intenta una vez más destruir las células cancerosas
  • Cirugía. En determinados casos es necesaria una intervención quirúrgica que nos la que cortar y extirpar el cáncer

En el caso concreto del cáncer de pene dependerá muy mucho de la localización del tumor y sobre todo de su tamaño. Si este se encuentra en la punta del órgano reproductor masculino, en la mayoría de ocasiones se práctica una cirugía al paciente para extirpar la parte cancerosa. Según la parte en la que este localizada esta operación recibe el nombre de glandectomía o penectomía parcial.

Si el turmor se encuentra en un estado avanzado o se considera como grave, se suele recurrir a una extirpación total del pene, conocida como penectomía total. Esto sólo sucede en un reducido número de casos y supone un enorme impacto para la persona que la sufre, ya que no sólo estamos ante la pérdida del pene y por tanto ante la desaparición de la vida sexual. Además será necesario realizar una nueva abertura en la zona de la ingle para que pueda salir por ella la orina. A este procedimiento se le denomina uretrostomía.

Expectativas de supervivencia y posibles complicaciones

A pesar de ser un cáncer que podríamos considerar como complicado en la mayoría de casos, por lo reacios que somos todos los hombres a acudir a nuestro médico para hablar sobre nuestro pene, tiene un índice de supervivencia del 65% a los 5 años después de sufrirlo.

En la mayoría de los casos no se suelen perder las funciones urinaria y sexual, aunque esto puede ser una de las complicaciones más repetidas y temidas.

Otra de las complicaciones más repetidas por desgracia es que este tipo de cáncer suele extenderse a otras partes del organismo, es decir se suele producir una metástasis, que además se produce en las primeras etapas de la enfermedad, de ahí la importancia que se diagnostique a tiempo y se comience un tratamiento cuanto antes.

El pronóstico puede ser bueno con un diagnóstico y tratamiento oportunos. El índice de supervivencia a 5 años para este tipo de cáncer es del 65%. Las funciones urinaria y sexual con frecuencia pueden mantenerse, incluso después de la extirpación de una gran parte del pene.

Prevenir puede ser la solución

Como en la mayoría de enfermedades que podemos sufrir en nuestro pene la prevención es clave, y una vez más podemos tratar de evitar un cáncer de pene a través de la circuncisión, ya que aunque no se conoce con exactitud la razón por la que aparece un cáncer en nuestro órgano sexual, se cree que los hombres circuncisos tienen muy en cuenta la necesidad de mantener una extrema limpieza de la zona que se encuentra debajo del prepucio, lo cual puede evitar la aparición del cáncer y de otras enfermedades.

Además las prácticas sexuales seguras puede disminuir el riesgo de aparición del cáncer de pene, aunque una vez más no está demostrado científicamente hasta el extremo.


Escribe un comentario