Consejos para calmar naturalmente la piel después del afeitado

Afeitado

Cuando nos afeitamos, la piel se irrita. Para evitar la sensación de ardor, picor, heridas y granitos que pueden aparecer después del afeitado, existen soluciones naturales.

No hay nada más agresivo para la epidermis que una cuchilla de afeitar, sobretodo cuando se trata de la piel del rostro. Por eso no es extraño que aparezcan irritaciones, una sensación de calor e incluso pequeños granos sobre la cara, el mentón o el cuello tras haber eliminado la barba. Para evitar estos desarreglos cutáneos, existen varios trucos y consejos caseros y naturales.

Para calmar la piel después del afeitado, una de las mejores soluciones es por ejemplo disolver un poco de bicarbonato de sosa en agua templada, y luego aplicar esta mezcla sobre la cara. También se puede aplicar aceite vegetal de algodón o un gel de aloe vera sobre el conjunto de la zona rasurada. También se puede usar una mezcla a base de aceite de almendra dulce, algunas gotas de aceite esencial de lavanda y de limón.

Y si no tenéis tiempo de preparar esta mezcla, siempre se puede optar por un buen bálsamo after-shave de las grandes marcas de cosméticos para hombres.


Escribe un comentario