Consejos para luchar contra la alopecia

Hombre con alopecia

El pelo se ha convertido en una parte muy importante de nuestra imagen además de formar parte de nuestra personalidad. Si eres hombre con antecedentes en la familia de calvicie, lo más probable es que lleves bastante tiempo tratando de cuidar al máximo tu cabello, para retrasar, en la medida, de lo posible, la caída de pelo. Hay que tener en cuenta la calvicie es un proceso que siempre ha sido asociado a la herencia genética, pero no siempre tiene que ver con ese motivo. El estrés y la mala alimentación son otros de los factores que pueden afectar a nuestro cabello.

Pero este problema no afecta únicamente a los hombres, sino que también se ceba con las mujeres, aunque en menor medida. Tradicionalmente siempre se ha asociado la caía del cabello a la temporada del año en la que nos encontramos o bien según el tipo de productos que podemos encontrar en el mercado. Según algunos expertos se debe a la época del año en la que nos encontramos, épocas en las que la caía del cabello es más pronunciada debido al proceso de regeneración que está sufriendo nuestro cuero cabelludo.

La principal diferencia entre la caída del pelo entre los hombres y las mujeres, es que las mujeres lo pierden por igual en todas las zonas de la cabeza sin centrarse en ninguna zona en concreto, como si sucede en el caso de los hombres, donde los primeros signos de caída de cabello los encontramos tanto en la coronilla como en la frente o directamente en toda la parte superior de la cabeza partes iguales.

¿Por qué se cae el pelo?

Hombre calvo

De media el cuero cabelludo de las personas está compuesto por unos 100.000 pelos, pelos crecen una media de un centímetro al mes. La vida de cada folículo piloso se estima entre los 2 y 6 años, momento en el que acaba su ciclo de vida termina por caerse para aparecer otro en su lugar. Si mantenemos sano nuestro cuero cabelludo, alrededor de 90% del mismo está en continuo crecimiento, mientras que el resto está esperando a acabar su ciclo de vida antes de caer y ser reemplazado por otro.

Los primeros síntomas de la caída del cabello lo encontramos cada vez que nos peinamos. Pero hay que tener en cuenta que según la cantidad de pelos que encontremos en el peine, puede que la caída sea normal, ya que de media, cada día perdernos unos 100 folículos al día. No se trata de ponernos a contar los pelos que nos encontramos todos los días después de peinarnos, ya que cuando nos lavamos el pelo una gran cantidad de pelos se caen sin que nos demos cuenta, sobre todo en el caso de los hombres que tiene el cabello más corto. Si vemos en el peine o en la almohada encontramos un número de pelos superior a la habitual es el momento de comenzar a tomárselo en serio.

¿Qué puedo hacer para evitar que se me caiga el pelo?

Hombre con calvicie

En primer lugar debemos identificar cual el tipo de alopecia que podemos sufrir. Ni todos los tipos de alopecia son iguales ni todas tienen la misma solución. El 90% de los casos se denomina androgénica, más conocida como calvicie común y afecta principalmente a los hombres, aunque no de forma exclusiva si en la mayoría de los casos. La alopecia androgénica se debe a causas hormonales y genéticas. Los otros tipos de alopecia que pueden causar la caída de cabello son la traumática, que se debe traumas físicos como el contacto prolongado con gorras o almohadas; la alopecia areta, que ocasiones la creación de zonas redondas sin pelo; y la alopecia difusa, una caída del cuero cabelludo reversible que puede afectar a una zona de la cabeza.

¿Cómo prevenir la caída de cabello?

Hombre con caída del pelo

Una vez hemos identificado el problema que motiva la caída de nuestro cabello, podemos tratar de seguir unas pautas que permitirán que nuestro cuero cabelludo deje de caerse y vuelva a creer con normalidad. Hay que tener en cuenta que si quieres conservar la melena al viento, debes seguir los siguientes consejos que os mostramos a continuación, ya que la mayoría están orientados a prevenir la caída del cabello, tanto en hombres como en mujeres, aunque como todos sabemos, los hombres somos los más afectados por la caída.

  • Utilizar un champú para la caída del cabello. Ni todos los pelos son iguales ni todos los champús lo son, de ahí que sea recomendable utilizar un tipo de champú para prevenir la caída del cabello. Un buen ejemplo de este tipo de chamú que ha dado buenos resultados es Alpecin que aporta un plus de energía renovada para cabello y el cuero cabelludo. Si en lugar de utilizar un champú de este tipo seguimos lavándonos el pelo con un champú, digamos de marca blanca, el problema no tendrá vistos de solución a corto plazo y cuando queramos hacerlo puede ser demasiado tarde.
  • Evitar comer alimentos dulces. Seguro que, en más de una ocasión, sobre todo si tienes el pelo graso, cuando comes de forma abundante algún tipo de dulces, el pelo se ensucia rápidamente. Si no tenemos la costumbre de lavarnos el pelo todos los días, es recomendable no abusar de este tipo de alimentos.
  • Beber mucha agua para tratar de mantener nuestro organismo hidratado y todo lo que depende de él, como el cuero cabelludo, lo más hidratado posible.
  • Si tenemos el pelo largo, procurar no apretar mucho la coleta o las trenzas. Además, evitar en la medida de lo posible el uso de gorras que rozan continuamente el cuero cabelludo además de evitar que el pelo se mantenga aireado en todo momento.
  • Si hacemos uso de secadores de pelo, procurar no acércalo mucho a la cabeza, ya que el calor provoca que el pelo se reseque rápidamente perdiendo su hidratación y provocando la caída.
  • Al igual que el calor de los secadores es perjudicial para el pelo, también lo es en la misma medida el impacto del sol directamente sobre nuestra cabeza, por lo que siempre que sea posible, podemos hacer uso de un pañuelo o sombrero para evitar que el sol incida directamente en nuestro preciado cuero cabelludo.
  • Evitar en la medida de lo posible lacas y fijadores de pelo. Cuando menos agentes externos puedan entrar en contacto con nuestro pelo, mejor que mejor. Tampoco se trata de que no vayamos peinados o que podamos utilizarlos de vez en cuando, sino que se trata de utilizarnos, si es necesario, con mucha moderación y no abusar de ellos todas las semanas.

Escribe un comentario