¿Cómo funciona el coche solar?

Stella

El interés de la energía solar es el de aprovechar la luz solar para transformarla en energía eléctrica. Para realizar esta modificación se utilizan células fotovoltaicas (paneles solares) que se encargan de transformar los fotones (luz) en electrones (electricidad).

En 2014, un grupo de estudiantes holandeses sorprendieron a todo el mundo durante el World Solar Challenge, presentando un coche solar capaz de transportar a 4 personas durante 600 kilómetros seguidos. Hasta ahora, los coches presentes en Australia eran unos prototipos que tenían muy poca autonomía, y no podían transportar más que a una persona. Stella (el nombre de este coche) se convirtió en el primer vehículo solar familiar del mundo.

Además de esto, Stella es uno de los coches menos pesados puesto que pesa únicamente 380 kg, el chasis está confeccionado con aluminio y fibra de carbono, materiales muy ligeros, lo que favorece la velocidad y la autonomía del vehículo. Los paneles solares están instalados sobre el techo y el capó del coche para aprovechar al máximo la energía solar.

Stella puede recorrer de manera autónoma 600 km con una sola carga, y además, durante este trayecto consume menos energía que lo que el panel solar ha generado, y puede almacenar el excedente en una batería que alimenta el coche cuando no hay luz solar.


Escribe un comentario