Trucos para arreglar una cremallera estropeada

cremallera estropeada

Seguro que en más de una ocasión se te ha estropeado una cremallera. Es una situación que disgusta y frustra porque sin duda ha sucedido en un momento inoportuno.  En muchos de estos casos quizás sea el carro el que se ha salido del carril de la cremallera, en otras ocasiones se ha producido un gran atasco o la cremallera a dejado de hacer la función de cierre.

En la mayoría de estas ocasiones este pequeño problema tiene una solución factible y con los pequeños tutoriales que te ofrecemos pueden ayudarte. No hace falta que pienses que la prenda va a quedar inútil, pues en más de una ocasión un asombroso abrigo ha quedado inservible por culpa de una cremallera.

Problemas más comunes

Uno de los errores más recurrentes es el que una cremallera no cumpla con las características de la prenda. Muchas de ellas son de plástico y están colocadas en prendas de mucho uso. Este tipo de cremalleras tienen ese componente que se rompe con facilidad y la mejor cremallera que se puede colocar es la que está fabricada con dientes de metal. Muchas de ellas ofrecen garantías al ser fuertes y robustas.

cremallera estropeada

Cuando la cremallera no cierra

Es uno de los problemas más comunes, la cremallera se abre al pasar el carro por ella. Esto es debido a un mal agarre de los dientes y el problema está en el carro que lo cierra. Con la ayuda de unos alicates puedes arreglarlo, coloca el carro al principio de la cremallera y aprieta su base con los alicates, presiona con delicadeza para no romperlo. Has que se cierre más la capacidad del carro para que pueda enganchar mucho mejor los dientes, pero hazlo poco a poco hasta encontrar su punto exacto. Cuando consigas lograrlo sube y baja varias veces la cremallera para tenerla lista.

Otro truco muy original que ayudará a encarrilar otra vez la cremallera es haciendo uso de un tenedor. Colocamos el carro entre los dientes del tenedor y metemos los lados de la cremallera fácilmente entre las aberturas del carro, entonces ya podrás deslizarlo fácilmente con la cremallera unida. Puedes ver esta sencilla forma en el siguiente vídeo:

Se ha salido el carro de la cremallera

Este caso suele ser muy común y seguramente se haya quedado la cremallera sin tope inferior. Para ello debemos intentar meter nuevamente los carriles de la cremallera en cada lado del carro, luego hay que intentar subir del cursor (o agarre de la cremallera) y hacer que se vuelva a cerrar. Si temes porque la parte de abajo ha quedado abierta y se pueda volver a escapar el carro, puedes cerrarla cosiendo con un hilo esa parte para que no se vuela a salir.

Se ha salido la cremallera porque no tiene tope

Este es el caso de esas cremalleras que se cierran con enganche abajo. Si has perdido o se te ha estropeado el enganche siempre puedes volver a colocar uno nuevo. Ahora ya se puede comprar en el mercado este tipo de piezas llamadas cajetín y pistón. Son fáciles de colocar y podemos ver por vídeo como reemplazar estas partes con ayuda de un alicate.

Para cremalleras atascadas

Este tipo de atascos suelen ocurrir en cremalleras de baja calidad, tan sólo es darle un poco de lubricación para que puedas solucionarlo. El grafito de un lapicero es un buen mecanismo de ayuda, debes de rayar la mina entre los dientes y la parte interna de la base del carro. Después prueba a deslizarlo.

Puedes también intentarlo frotando una vela en la base del carro, ya que la cera ayudará a deslizarse con facilidad. La vaselina también es otra de los mejores deslizantes.

Si se ha roto uno de los dientes de la cremallera

Si alguno de los dientes de las hileras ha desaparecido podemos usar varios trucos. Puede intentar hacer mover los dientes contiguos para que cubran ese hueco y ahí intentar deslizar el carro. Si te cuesta puedes utilizar la cera, vaselina o grafito para que te faciliten la tarea.

Otro de los trucos es intentar reemplazar ese diente perdido por otro, puedes ver alguna pequeña prueba de destreza viendo este vídeo que seguro que te sacará de ese pequeño apuro.

Para imprevistos fuera de casa

El truco del papel te ayudará para esas cremalleras que se abren y no cierran. Consigue un pedacito pequeño de papel, sube el carro hasta arriba del todo, coloca el papel en la boca del carro y deslízalo hacia abajo hasta que se atranque.

Si has perdido el tirador de una cremallera y no puedes subir y bajarla con facilidad, puedes sustituir ese tirador por piezas tan sencillas como el aro de un llavero o un clip. Intenta que encajen estas piezas introduciéndolas dentro del hueco superior del carro. Te ayudará a subir y bajar la cremallera con facilidad.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)