Transaminasas altas: cuándo preocuparse

Consulta médica

Transaminasas altas: cuándo preocuparse es una cuestión que, seguramente, habrá pasado por tu cabeza después de hacerte análisis de sangre y ver resultados más elevados de lo normal. Los profanos en medicina tenemos dificultades para interpretar esos términos científicos y, a veces, no sabemos la importancia que tienen sus valores.

Esto ocurre con el colesterol, el ácido úrico, los parámetros de la diabetes y con otros elementos presentes en nuestro cuerpo. Y, por supuesto, también con las transaminasas. Además, si buscamos en Internet, corremos el riesgo de encontrar artículos profesionales que solo comprenden los médicos. Por todo esto, vamos a tratar de responderte con una explicación sencilla a la pregunta transaminasas altas: cuándo preocuparse.

Qué son las transaminasas

Primera etapa de la transaminación

Diagrama de la primera etapa de la transaminación

Son enzimas que se hallan en el interior de órganos tan importantes como el hígado, el corazón y los riñones, aunque también se encuentran en los músculos. Pero, antes de seguir, debemos explicarte que son las enzimas.

Reciben este nombre un conjunto de proteínas esenciales para acelerar las reacciones de nuestro metabolismo. A su vez, estas son las que permiten que nuestro cuerpo crezca y se conserve. Son de dos tipos: catabólicas, que producen energía a partir de la respiración celular, y anabólicas, que usan esa energía para crear otras proteínas y ácidos nucleicos.

Las enzimas, son fundamentales, por ejemplo, en la digestión de los alimentos. Ayudan a romper las moléculas más grandes en pedazos más pequeños para que puedan ser absorbidos por el intestino. Pero también tienen otras importantes funciones.

Volviendo a las transaminasas, dos son las más importantes en nuestro cuerpo. Son la aspartato aminotransferasa (AST) y la alanina aminotransferasa (ALT). Ambas se encuentran repartidas por todo nuestro organismo, pero la segunda está presente, sobre todo, en el hígado. Y esto nos lleva a hablarte de por qué se evalúa la cantidad de estas enzimas. Es decir, vamos llegando a responderte a la pregunta transaminasas altas: cuándo preocuparse.

¿Por qué se valora la cantidad de transaminasas?

Un hospital

Un centro de salud

Conocer el número de transaminasas que tenemos en nuestro cuerpo es útil para diagnosticar muchas enfermedades. Pero, sobre todo, se usa, justamente, para valorar las de tipo hepático. Cuando están altas, puede significar que el hígado está enfermo.

Sin embargo, esto no es matemático. Un hígado sano puede presentar transaminasas altas. Esto puede deberse a una alimentación incorrecta o a la exposición a tóxicos. Para asegurarse de que está enfermo, el médico tendrá que analizar otros parámetros como la albúmina, la fosfatasa alcalina, Gamma GT o bilirrubina. Asimismo, deberá valorar otros aspectos de nuestra vida cotidiana como el consumo de alcohol o de medicamentos. De hecho, normalmente nos volverá a hacer análisis pasados unos días.

Por tanto, la elevación de las aminotransferasas, como también se las denomina, no es una enfermedad en sí. Se trata de un síntoma de que podemos estar enfermos. Concretamente, avisa de dolencias como el hígado graso, las hepatitis B, C o crónicas, el infarto de miocardio, la mononucleosis infecciosa o la anemia hemolítica. Asimismo, es indicativa de enfermedades del páncreas y de la vesícula.

Pero, como queremos ser claros, vamos a explicarte en qué consisten la mononucleosis y la anemia hemolítica. La primera es popularmente conocida como «enfermedad del beso» porque se contagia a través de la saliva. Es más habitual entre jóvenes y adolescentes, debido a que los mayores suelen estar ya inmunizados. La causa el virus Epstein Barr, de la familia de los herpes. Causa fiebre y erupciones en la piel, pero no suele ser grave.

Por su parte, la anemia hemolítica es una disminución de la vida de los glóbulos rojos, pero no causada por falta de hierro, como en otras anemias. Su tratamiento consiste, normalmente, en transfusiones de sangre y medicamentos de cortisona.

Pero, retornando a la cuestión de transaminasas altas: cuándo preocuparse, ha llegado el momento de que te hablemos de sus niveles normales.

¿Cuáles son los niveles correctos de transaminasas?

Corredores

El ejercicio físico es bueno para controlar las transaminasas altas

Estos valores no son iguales para todas las personas. De hecho, presentan distinto número en hombres que en mujeres. Asimismo, hay una cantidad correcta del tipo aspartato (AST) distinta  que la de la alanina aminotransferasa (ALT). Además, los resultados no siempre son los mismos porque dependen del tipo de analítica que se haga.

No obstante, en cuanto al género masculino, nuestros valores generales deben ser de entre 10 y 40 UI por litro de ALT, mientras que de AST tienen que estar entre 8 y 40 UI/L. Es importante que te aclaremos que UI son las iniciales de unidad internacional, que es la medida usada por consejo de la Organización Mundial de la Salud para valorar sustancias como vitaminas, hormonas o, justamente, transaminasas.

En cuanto a los valores de estas que deben presentar las mujeres son más bajos. Concretamente, se sitúan entre 7 y 35 UI por litro del tipo alanina y entre 6 y 34 UI/L de la aspartato. No obstante, estos parámetros, tanto en el caso de hombres como de féminas, también se valoran en base a otros factores. Así, la edad o el índice de masa corporal.

Por otra parte, si tenemos transaminasas altas, el médico deberá comprobar que no padecemos alguna dolencia de las que te hemos explicado. Pero también procurará que bajemos nuestros niveles de esta enzima. Porque ocasiona trastornos como náuseas y vómitos, cansancio, sudoración excesiva o ictericia. Esta última consiste en que la piel y los ojos presentan un color amarillento.

¿Cómo bajar las transaminasas altas?

Venta de frutas

Las frutas son beneficiosas para bajar las transaminasas altas

Por tanto, si tienes las transaminasas altas, tu médico te pautará un tratamiento para que las bajes. Pero, además, te aconsejará que hagas ejercicio físico y que evites las comidas grasas. De hecho, te pedirá que lleves una dieta sana y equilibrada, con abundancia de frutas y verduras.

También es importante que elimines el alcohol y el tabaco de tus hábitos, así como que bebas mucha agua, unos dos litros al día. Finalmente, puede recomendarte algún tipo de infusión para que limpies el hígado. Mediante esta combinación de tratamiento médico y mejora de tus hábitos alimenticios, conseguirás bajar tus transaminasas altas.

En conclusión, hemos respondido a la pregunta transaminasas altas: cuándo preocuparse. También te hemos orientado sobre las pautas a seguir para bajarlas y, de este modo, evitar complicaciones para tu organismo. En cualquier caso, una vida activa y unas costumbres saludables en tu alimentación siempre es el camino para tener buena salud.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.