Traje a medida

John Slattery en 'Mad Men'

El traje a medida es la pieza más especial y codiciada de la moda masculina. Simboliza la máxima elegancia, razón por la que, si se tiene la oportunidad, no cabe duda de que invertir en uno es una decisión excelente para tu imagen.

Sin embargo, algo que hay que tener en cuenta es que todos los trajes a medida no se hacen igual. Averigua en qué se diferencian ready-to-wear, made-to-measure y bespoke:

Ready-to-wear (RTW)

Traje de Zara

Zara

No es un traje a medida. Como su propio nombre indica, está pensado para ponérselo inmediatamente… de la percha de la tienda directamente a tu cuerpo. Es la opción más económica, así como la manera más rápida de conseguir un traje. No es necesario esperar para tenerlo. Simplemente vas a la tienda, lo miras, lo tocas, te lo pruebas y, si te convence, lo compras y te lo llevas a casa. Hasta aquí las ventajas.

El inconveniente de los trajes ready-to-wear es que se suelen producir en masa. Se utilizan materiales más económicos y se cortan con patrones estándar que sólo funcionan a la perfección sobre cuerpos muy simétricos. Pero dado que los seres humanos no somos simétricos, no puedes esperar que un traje ready-to-wear te quede bien de todo. Suelen haber fallos, a veces pequeños y a veces más grandes, en el ajuste del traje. Así que si te consideras un perfeccionista, probablemente hagas bien en pasar a la siguiente opción.

Traje de cuadros ventana

Mango

Otro aspecto a tener en cuenta es que los trajes ready-to-wear se diseñan siguiendo las tendencias. De esta manera, existe el riesgo de que dentro de uno, dos o tres años ya no funcione tan bien.

Sin embargo, todo lo anterior no significa que sean chapuceros, ni mucho menos. De hecho, existen excelentes trajes de este tipo. Lo que puedes esperar es un traje que cumple su función, sin más. Cabe señalar que, aunque no servirán para que te quede perfecto, se pueden hacer arreglos menores, como en la longitud de las perneras o de las mangas.

Made-to-measure (MTM)

Traje azul marino de Suit Supply

Suit Supply

Se encuentra un escalón por encima del ready-to-wear. Habitualmente, su precio también es más elevado. Funciona de la siguiente manera: te toman las medidas (aunque no tantas como en un traje bespoke) y después adaptan un patrón estándar a éstas. Los trajes made-to-measure te ofrecen la oportunidad de personalizar numerosas de cosas (desde la tela hasta los botones, pasando por la forma de las solapas) para que el traje se acerque lo máximo posible a lo que necesitas. Pero no tantas como en un traje bespoke.

Puedes esperar un traje a tu gusto y con un ajuste mejorado. Pero tampoco te quedará perfecto al 100%, ya que es la adaptación de una forma preexistente. Por último, cabe señalar que el precio y la calidad del resultado final de este servicio pueden variar mucho en función del proveedor que escojas.

Esmoquin de Reiss

Reiss

También llamado custom suit, el coste puede ascender a unos pocos cientos de euros o a varios miles. Como sucede en los tres tipos de traje, la tela elegida es una de las cosas que juega un papel clave en el precio final del traje.

Es la opción que tiene más éxito. Su precio es elevado, pero no tanto como el de un traje bespoke. Además, duran muchos años (o al menos deberían) y el resultado final suele cumplir las expectativas de la mayoría de hombres.

Bespoke

Daniel Craig en 'Spectre'

El traje bespoke es el más antiguo y el que se encuentra en el escalón más alto de la sastrería. Las personas que entienden de trajes reconocen su calidad inmediatamente. Se trata de un traje único, hecho en exclusiva para ti. Se ofrece al individuo la oportunidad de decidir sobre hasta el último detalle de su traje. A diferencia del MTM, aquí las opciones son ilimitadas. También implica más trabajo a mano.

El sastre te consultará muchas cosas acerca de cómo quieres que sea tu traje. Sobre los hombros, por ejemplo. Por esta razón es necesario acudir a la cita con una idea en la cabeza lo más clara posible, para lo que es fundamental tener un conocimiento, aunque sea básico, sobre los trajes. También es probable que examine tu forma de sentarte o de caminar.

Sastrería de la película 'Kingsman'

Asimismo, debes tener claro en qué contexto vas a llevar el traje. El dress code arrojará luz sobre prácticamente todo lo que necesitas que sea tu traje. El sastre te orientará en lo demás. Pero cada casa tiene su estilo, por lo que es muy importante elegir una que vaya contigo.

Aquí sí que puedes esperar un ajuste y calidad de primera, al menos en teoría, así como un ensamblaje insuperable con tus gustos. El inconveniente es que, por lo general, de las tres opciones es la más cara. Asimismo, el bespoke implica el mayor tiempo de espera (hasta cuatro meses), pues se necesitan muchas horas de trabajo y la intervención de varios profesionales. Mientras tanto, pueden ser necesarias varias pruebas antes de que el traje esté completamente terminado y listo para la entrega.

Palabra final

Existe bastante confusión acerca de los trajes hechos a medida porque, a menudo, los términos de arriba se intercambian o se emplean otros distintos. Así que es aconsejable aprender todo lo necesario para diferenciar made-to-measure de bespoke por uno mismo, al margen de lo que se diga en el anuncio.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.