Tirantes para hombre

Los tirantes para hombre son un complemento importante de la vestimenta masculina. A pesar de que no siempre están de moda, han perdurado en el tiempo; entran en las tendencias y salen, pero nunca desaparecen.

Son símbolo de elegancia y acentúan la personalidad del hombre que los lleva puestos. A continuación, veremos algunos detalles de la historia de los tirantes para hombre y consejos para usarlos.

Origen de los tirantes para hombre

Los tirantes fueron inventados por Albert Thuston en Londres, en 1820. El objetivo de esta prenda era sujetar los pantalones de los hombres que llevaban traje. La idea era que los pantalones se mantuvieran en su lugar, para que los caballeros pudieran tener mayor libertad al moverse.

A partir de ahí se volvieron un elemento indispensable de la vestimenta masculina. Fueron muy utilizados hasta la Primera Guerra Mundial, cuando hubo un cambio en el tiro de los pantalones; entonces fueron reemplazados por el cinturón.

Otro motivo por el cual los tirantes dejaron de utilizarse fue la eliminación del chaleco. Al usarse solo la chaqueta, los tirantes se veían más y no parecía correcto que una prenda considerada como interior pueda ser vista.

Sin embargo, los tirantes han tenido épocas de resurgimiento, en las que han sido muy populares. Actualmente se han puesto de moda otra vez y han sido actualizados y reinventados para volver a formar parte del atuendo masculino.

Tipos de tirantes para hombre

Existen dos tipos de tirantes para hombre, según la forma de sus tiras. Están los tirantes en forma de X y los tirantes en forma de Y.

Los primeros generalmente son más estrechos y no es muy aconsejable que se vean. Es por eso que es mejor utilizarlos cuando se vayan a vestir ocultos por la chaqueta. Los tirantes en forma de Y tienen tiras más anchas y muchas veces cuentan con detalles de decoración; son ideales para ser mostrados y utilizados con una simple camisa.

En cuanto a la forma de abrocharlos, existen también dos tipos: con pinzas o con latiguillo, que es una cinta que se abrocha al pantalón.

Los tirantes con latiguillo son los más tradicionales y elegantes. Y los más aconsejables en caso de combinarlos con un traje formal con chaqueta. Sin embargo, para usarlos es necesario que el pantalón tenga unos botones interiores especiales para el efecto.

Los tirantes con pinza pueden ser utilizados con cualquier tipo de pantalón; este modelo es que se adaptarán mejor a un estilo casual. Pero tienen la desventaja de que es posible que se suelten a cada rato, lo cual puede ser muy molesto.

La regulación

Los tirantes para hombre deben ser regulados antes de cada uso ya que cada pantalón puede necesitar una longitud diferente. Lo ideal es que los tirantes sujeten el pantalón sin tirar, para que este tenga una caída perfecta.

La función de los tirantes es sujetar y no apretar, por lo que debe haber además un espacio confortable en la cintura.

Tampoco se puede usar tirantes con cualquier tipo de pantalón; no todos los tiros son aptos para ello. Los pantalones con tiro medio a largo son los más adecuados; si el tiro es bajo, es mejor optar por el cinturón.

Ventajas de los tirantes frente al cinturón

La hebilla del cinturón muchas veces hace un bulto que se nota por debajo de la chaqueta o el chaleco. El uso de tirantes elimina este problema.

Los tirantes para hombre alargan la figura;visualmente no se ve cortada en dos mitades como en el caso del cinturón. Además, no comprimen la barriga, por lo que, si después de comer esta se hincha un poco, no habrá incomodidad ni necesidad de volverlos a regular.

Los tirantes también evitan que el pantalón se mueva y se vea por debajo de la chaqueta o el chaleco, como ocurre con el cinturón.

En el caso de hombres que tienen unos kilos de más, los tirantes también tienen ventaja frente al cinturón. De esta forma, no crean esas bolsas tan poco estéticas en la parte delantera y dejan un mayor espacio entre el pantalón y la camisa.

Look clásico o look urbano

Usar tirantes con un traje muy elegante y sofisticado es una tendencia que nunca pasará de moda. En cualquier época del año y sin importar la moda ocasional, el uso de tirantes es un clásico para completar un vestuario muy formal. Un conjunto de pantalón, chaqueta, camisa y tirantes nunca deben faltar en el armario de un hombre.

Para este tipo de look, lo ideal son los tirantes negros, aunque también se pueden usar blancos.

Pero si lo que queremos es un look más moderno, más urbano, los tirantes también pueden ser grandes aliados. Existen algunos divertidos y originales, más relajados y juveniles, con colores fuertes.

En caso de usar corbata, se puede combinar su color con el de los tirantes. Si no es el caso, los tirantes se pueden combinar con algún tono de la camisa; también con los zapatos o los calcetines.

Los tirantes deben elegirse entonces en función del look que se busque. Serán sin duda un complemento perfecto para cualquiera de estas dos opciones. Estilizarán la figura y se convertirán muy probablemente en el centro de atención.

Algunas propuestas de looks con tirantes

Para lucir los tirantes en el día a día podemos usar unos jeans, una camiseta blanca sencilla; combinaremos con tirantes del color de los calcetines, por ejemplo, rojos o azules. Lo importante es no sobrepasarse en los colores; es decir no abusar de la cantidad de tonos utilizados.

También con jeans, se puede utilizar una camisa de rayas celeste con blanco, unos botines marrones de cuero y unos tirantes también marrones. Se conseguirá una apariencia relajada con un toque diferente.

Otra opción para un look relajado con tirantes es elegir un pantalón chino azul; añadiremos una camisa blanca, unos tirantes negros y unos mocasines también negros. Se obtendrá un look relajado pero elegante. Un pantalón chino gris, con una camisa celeste, zapatos y tirantes marrones son también una gran idea para un día de oficina.

Para un look elegante pero moderno: se puede usar un traje de lana gris, una camisa blanca sin corbata, unos tirantes rojos y mocasines marrón. O en el mismo estilo, un pantalón de vestir negro con camisa celeste sin corbata; como complemento, tirantes negros gruesos o decorados y una chaqueta gris.

Si la idea es una apariencia más refinada, se puede elegir una camisa de vestir azul con rayas; a ello unir un pantalón negro de vestir, unos tirantes rojos y zapatos negros.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *