La tensión sexual no resuelta

Seguramente alguna vez en tu vida has deseado estar con alguien y hacer el acto sexual con él o ella y el sentimiento ha sido recíproco. Sin embargo, o bien por circunstancias ajenas o por tener pareja o amigos con otras intenciones no has podido cumplir tu deseo ni la otra persona tampoco. Esto es a lo que se le llama tensión sexual no resuelta. Se trata del deseo de ambas personas  por la otra y que nunca se dé el caso de que se cumpla.

En este artículo vamos a explicar bien qué es esta tensión sexual no resuelta y si es recomendable resolverla o no. ¿Quieres saber más sobre ello? Sigue leyendo.

Qué es la tensión sexual no resuelta

El hecho de sentir deseo sexual por otra persona no te hace tener tensión sexual. Cualquiera puede desear verse en la cama con otra persona que encuentra atractiva o por la que se siente atraída. Sin embargo, la tensión sexual se da cuando el sentimiento se da en las dos personas. En este caso, estamos hablando de la existencia de un deseo sexual por la otra persona y que, por circunstancias que no están en el control de cada uno, no puede resolverse.

Cuando nos encontramos en esta situaciones es normal que nos surjan mil y una dudas sobre qué debemos hacer. Tener a otra persona deseando tener sexo contigo y tú con ella pero no lo hacéis es algo inquietante y, a veces, desesperante. ¿Por cuánto tiempo más va a desear tener sexo conmigo? Es una de las preguntas que nos hacemos cuando tenemos miedo a perder esa atracción por la otra persona.

Otra duda que nos surge y que, probablemente, a más de uno le ha echado para atrás a la hora de tomar la decisión es ¿y si rompo la magia de esta atracción por resolver la tensión sexual? Y es que quizá la persona por la que nos sentimos atraída puede no ser lo que estábamos esperando. En muchas ocasiones, la imaginación puede jugar malas pasadas. Es entonces cuando empezamos a pensar en todas las posturas que podríamos hacer con la otra persona en la cama y en qué bien haría el sexo contigo. Sin embargo, puede que a la hora de la verdad te lleves un chasco.

Cómo identificar una tensión sexual no resuelta

Antes de saber si realmente tenemos una tensión sexual no resuelta (TSNR) hay que saber bien captar las señales que nos hace la otra persona. Recordamos que esta tensión no se puede resolver por el motivo que sea. Es decir, este tipo de tensión suele suceder en personas con pareja o amigos e incluso compañeros de trabajo. Aunque tengas pareja, es inevitable mirar a otras personas que imaginar cómo sería tener sexo con ellas. Esto no te hace tener tensión sexual con todo el mundo, sino que debe ser algo recíproco.

Para poder identificar este hecho, hay que saber bien captar las señales. Lo primero es que, cuando vemos a la otra persona, sentimos un cosquilleo en el estómago. Es un sentimiento parecido al que se tiene cuando se está enamorado. Esta es la razón por la que mucha gente confunde sentimientos y acaba pifiándola y acabando con su pareja. Una vez ha consumado ese deseo sexual, acaba arrepintiéndose porque no estaba enamorada, sino que tenía una TSNR.

Es normal que nuestra respiración se acelere cuando tenemos a esa otra persona cerca e incluso nos pongamos rojos al hablar con ella. Es normal, en tu mente están pasando todo tipo de imaginaciones obscenas sobre qué es lo que podrías hacerle en la cama. Pero es posible que eso que imaginas nunca se llegue a dar.

Para saber si la otra persona tiene el mismo sentimiento que tú, hay que analizar las señales a nivel conductual. Por ejemplo es posible que os pongáis nerviosos al estar juntos o hagáis conductas involuntarias como es la de desviar la mirada el uno al otro, tocarse el pelo cuando se está cerca o hacer frases con doble intención.

¿Qué hace que exista una TSNR?

No sólo vamos a ver lo que hace que surja esta tensión sexual, sino que también vamos a ver qué es lo que hace mantenerla. Lo primero de todo es el deseo. Cuando tenemos deseo por alguien, es normal querer tener sexo con ella. Sin embargo, volvemos a hacer hincapié de que son muchas las personas que han acabado mal con sus parejas pensando que lo que sentían por esa otra persona era amor y no deseo. Hay que tener muy cara las cosas.

Incumplir la “norma”. Ser los malos a veces es algo muy apetecible. Está mal traicionar la confianza de una pareja y hacerle daño, pero ese acto de “rebeldía” de querer saber cómo es esa persona en la cama nos lleva a probarlo y cometer errores.

Al tener una retroalimentación por parte de la otra persona queremos seguir creciendo ese ego de saber que alguien nos busca. Tras los estímulos, el “tonteo”, las frases con doble intención y ese estímulo mental continuo hace que la tensión sexual no resuelta siga alimentándose durante mucho tiempo.

Como un dato curioso, podemos decir que el sitio donde más TSNR hay es en el trabajo. Esto es debido a que las personas tienen que mostrar una cara más seria y responsable en su puesto de trabajo y en muchas ocasiones con uniforme y todo. Este hecho hace querer transgredir la norma y saltarse todas las barreras para “probar” cómo sería esa persona fuera de su puesto de trabajo. Es decir, la verdadera condición.

¿Se debe resolver una tensión sexual no resuelta?

Es posible que esta pregunta te la realices una y otra vez. Sin embargo, si esta TSRN se da es porque hay alguna razón por la que no puede resolverse. Si esta razón es porque tienes pareja, piénsatelo dos veces antes y ponte en el lugar de tu pareja. Piensa que es ella la que te lo hace a ti. ¿Te gustaría? ¿Lo tolerarías? Es importante despejar la mente y, para ello, lo mejor es masturbarse pensando en esa persona que te atrae tanto. Deja volar tu imaginación y acaba esa TSNR en tu mente. De esta forma no harás daño a nadie.

Haciendo esto no romperás las expectativas que tienes sobre esa persona. Como hemos mencionado antes es posible que, a la hora de la verdad, esa persona te decepcione en la cama y la magia se rompa. Seguramente en tu imaginación le sacarás mayor partido a la situación.

Si por otro lado quieres correr el riesgo de resolverla hay que pensar si afecta al trabajo, a tu relación o a vuestra relación en sí.

Espero que con estos consejos puedas reconocer tu TSNR y elijas bien lo que vas a hacer.


Categorías

Pareja y Sexo

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.