¿Ser Cenicienta por un día?

La mayoría de las empresas a nivel mundial que se dedican al alquiler o venta de carruajes “Cenicienta” están ubicadas en los Estados Unidos, y más concretamente en la Costa Oeste, sobre todo en California.

Muchos han sido quienes confiaron en estas empresas para sorprender a propios y extraños en fiestas privadas y públicas de todo tipo, sin ir más lejos, la propia Reina Isabel II de Inglaterra contrató a unos expertos australianos para que diseñaran un carruaje de ensueño para su 80 cumpleaños, valorado en aproximadamente algo más de un millón de euros. Pero la Reina no lo compró por capricho personal; sino porque pretende que lo usen sus hijos Guillermo y Harry sobre todo en acontecimientos relacionados con bodas y celebraciones religiosas nacionales.

Los tiradores de las puertas del carruaje encargado por la Casa Real inglesa fueron hechos por uno de los joyeros más prestigiosos de Australia, y comprenden 24 diamantes y 130 zafiros.

La mayoría de las empresas dedicadas a la producción de carruajes podrá ofrecer al consumidor todo tipo de carruajes, sin embargo es evidente que suponen un lujo, ya que sus precios (tanto de alquiler así como de compra) no están al alcance de cualquier bolsillo.

Y es que los alquileres suelen rondar los 1.000 euros por día, y para compras, hay que estar dispuesto a desembolsar una media de 30.000 euros por carruaje, y precio sin límite incluso, en función de las opciones que el cliente quiera añadir para personalizar su producto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *