Remedios saludables tras una noche de excesos

Las noches navideñas y de año nuevo son sinónimo de fiestas. También de comidas y bebidas por montones. Perder el equilibrio natural que rige el buen funcionamiento del cuerpo es de lo más sencillo. Solo bastan algunos minutos en los que se coma o se beba de más. ¿Qué medidas tomar tras una noche de excesos?

Si el cuerpo se encuentra saturado de sustancias contraproducentes como el alcohol, la primera medida a adoptar es mantenerse permanentemente hidratado.

La pérdida de líquidos

Las intoxicaciones derivadas de los excesos pueden llevar al organismo a expulsar de forma desesperada (mediante vómitos o diarreas) las sustancias responsables del desfase. Esto implica una pérdida importante de líquidos que deben ser repuestos de manera inmediata. Al ya desfavorable cuadro tras una noche de excesos, no puede agregarse deshidratación severa.

Además de beber entre dos y tres litros de agua, las frutas frescas también representan otra fuente importante de líquidos. Además, aportan vitaminas, minerales, fibras y antioxidantes.

Jugo de limón es una buena opción, ya que también funciona como agente depurador del hígado. Otro cítrico muy recomendable es la naranja, fruto con abundante vitamina C, vital para fortificar el sistema inmunológico. Mientras que el zumo de pomelo coadyuva a restaura el equilibrio de electrolitos en el cuerpo.

¿Nauseas? El jengibre es una buena opción

Para paliar este daño colateral producto de una noche de excesos –no solo de alcohol, también por comer de más- el jengibre es un buen remedio natural. Además de ser un digestivo, ofrece una amplia gama de propiedades antioxidantes.

Tras una noche de excesos, al día siguiente hay que comer

Es “natural” que al despertar a la mañana siguiente, después de una “noche loca”, el apetito desaparezca. Entre la sintomatología que acompaña la resaca, sentir hambre o ganas de comer no figura en la lista. Sin embargo, es necesario comer.

Para que el cuerpo recupere su operatividad, necesita reponer ciertas sustancias –antioxidantes, fibra, agua, vitaminas, etc.- que perdió tras la noche de juerga.

Además, si se presentan situaciones como las ya mencionadas de vómitos o diarreas, el desequilibrio puede acentuarse, alcanzando niveles realmente críticos y peligrosos.

Dile NO a las dietas depurativas

La mayoría de los especialistas señalan que después de comer en exceso y de forma indiscriminada, buscar revertir la situación a través de regímenes alimenticios depurativos es un error. Señalan que lo único que se obtendrá será agravar aún más los cuadros adversos.

Lo recomendable es adoptar en lo inmediato una dieta balanceada, rica principalmente en verduras y frutos frescos. Los alimentos abundantes en grasas trans deben ser descartados por completo.

Hacer ejercicios y descansar

Salir a correr la mañana siguiente después de una noche de excesos tampoco es recomendable.

Las primeras 24 horas después de una jornada de farras, el cuerpo necesitará descansar. Pero superado este lapso, será necesario retomar (o asumir, en el caso de que no existiese) una rutina de acondicionamiento físico.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.