¿Qué tendencia debemos seguir?

Por norma general observamos en los medios de comunicación las nuevas tendencias que nos proponen los diseñadores y no sabemos demasiado bien qué debemos hacer.

Este año es el del regreso de los elementos vintage. ¿Es lícito coger los complementos prestados al abuelo?, rotundamente no, es look vintage pero no algo antiguo.

Lo mismo nos ocurre con otras prendas casi galácticas en las que los diseñadores nos disfrazan o bien de un replicante en Bladerunner o de Cary Grant en cualquiera de sus películas.

¿A qué obedece la creación de tendencias tan dispares?, pues no lo sabemos pero parece ser que el eterno retorno se repite cada año. Si el año pasado fueron los años ochenta ahora son los cincuenta y así sucesivamente.

Pero mucho nos tememos que los compradores de este tipo de prendas, los hombres de a pie, pensamos que tanta masificación de tendencias opuestas no es positiva para el mercado ni para el comprador.

Lo primero que debemos tener claro es cuál ha sido nuestra forma de vestir hasta el momento. El cambio sólo se debe producir para mejorar y no para disfrazarse de alguien muy chic.

Nuestro físico, el paso de los años y varios aspectos más son elementos que deben calibrarse antes de emprender la difícil tarea de estar a la moda.

Escoge lo que te guste y dentro de ese amplio espectro intenta encontrar los colores, tejidos y prendas que mejor combinen con tu trabajo, tu tiempo de ocio y, en definitiva, con el tipo de vida que lleves. Sólo así conseguirás ir a la moda y además, lo más importante, seguro de ti mismo.

Imagen: Corazoneo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *