Qué son los preliminares

 Qué son los preliminares

A la hora de tener sexo con una persona es primordial que se anticipe la velada con una bonita entrada llamada «preliminares». Conocemos la práctica del sexo cuando existe el coito, pero hacemos referencia a tener algo preliminar, una entrada con su máxima emoción antes de la penetración.

Si la pareja está en un ambiente tranquilo siempre será mucho más relajante comenzar con los preliminares, dónde podremos relacionarlos con un pequeño juego de gestos y caricias que incitarán a lo que llega después.

¿Qué son los preliminares?

El preámbulo o preliminar es aquello que antecede una cosa. Si metemos los preliminares dentro del juego sexual, lo definiremos como el precalentamiento antes de la introducción al coito.

Durante los preliminares ambas personas disfrutan con las caricias, los besos y estimulan todas las zonas sensibles para que la excitación suba. Algunas parejas hacen uso de juguetes sexuales o eróticos para experimentar nuevas sensaciones.

El hecho de tener un espacio de diversión antes de la práctica sexual es algo que gusta, pero no todos son partidarios de practicarlo. Esta entrada irá en relación con el tipo de personalidad de las parejas e incluso con el apetito de hacer que dure apenas unos minutos o un largo tiempo.

Las mujeres son muy asiduas a esta práctica, ya que para ella es importante tener una gran excitación genital. No se sabe si va asociado a su educación afectiva sexual, por lo que su reclamo va en consecuencia. Es por ello que siempre son más juguetonas, cariñosas y sensuales.

En cambio, algunos hombres no precisan de juegos sexuales, su excitación genital está lo suficientemente preparada para la acción, ellos tienen la concentración mucho más focalizada, aunque hay hechos y gustos para todo.

 Qué son los preliminares

¿Cómo son los preliminares?

Hay una gran diversidad de maniobrar este momento. Todo dependerá del amor, el deseo y la sensualidad, a partir de aquí cualquier movimiento irá en consecuencia de la creatividad de cada persona.

Los preliminares pueden llegar a ser sin más desde una simple mirada hasta unas sencillas caricias. Antes de llegar a la penetración puede existir el sexo oral, los besos y el tanteo de zonas erógenas con las manos o con la lengua.

¿Cuánto puede llegar a durar un preliminar? La respuesta es muy sencilla, todo lo que se desee y hasta dónde se quiera dejar llevar la pasión. Lo que si se considera como una relación sexual satisfactoria y plena es cuando se ha realizado finalmente el coito y se ha conseguido el orgasmo. Hay que reseñar que en muchos de los preliminares se puede llegar al orgasmo sin ningún problema.

 Qué son los preliminares

Ideas para excitar a una mujer en los preliminares

La zona dónde se va a practicar sexo ha de ser tranquila y apetecible, con una luz tenue y una cama cómoda. Los preliminares se pueden preparar cuando no importan las prisas, comenzando a quitarse la ropa y acariciando cada pedacito de piel que se va quedando desnudo. Hay que hacerlo sin prisas y usando la sensualidad en cada momento.

La voluntad de muchos hombres es hacer que la mujer se sienta cómoda y excitada. No importa cómo conseguirlo y dedicar el tiempo que sea necesario. Se puede comenzar con unas caricias o un masaje sensual, lo importante es disfrutar del cuerpo y dejarse llevar. Existe en el mercado infinidad de aceites corporales con diferentes aromas, incluso los hay de uso comestible para terminar lamiendo su cuerpo.

 Qué son los preliminares

La base de todos los preliminares son los besos. Se puede comenzar con los besos en los labios y en la boca, siempre ardientes y húmedos. También puedes besar algunas zonas como las orejas, la nuca, el cuello, pezones, etc. Y terminando por las zonas erógenas y de gran interés, la cual se puede dejar para el final. El sexo oral es para muchas parejas algo imprescindible antes de mantener el coito.

Para parejas que practican mucho los preliminares también hay muchas otras ideas. Se puede romper la rutina usando alimentos dulces y eróticos como la nata, las fresas y el chocolate. Todo ello acompañado de caricias y besos.

Y para las parejas que van mucho más allá se puede ampliar el toqueteo con un repertorio de juegos sexuales. Algunos utilizarán el juego bondage (ser sumiso) para dejarse ser un esclavo sexual, llegando a utilizar el látigo. Pero otros muchos utilizan sus juguetes sexuales para ser más completos, como los vibradores o estimuladores de clítoris o los masturbadores anales.

Crear este tipo de juego preliminar es conocer y explorar el cuerpo de la persona amada. No hay que ignorar este momento pues es una manera de jugar con todos los sentidos del cuerpo. Si se tiene respeto y miedo a ello lo mejor es intentarlo para romper los fatídicos tabúes y hacer que otros también conozcan nuestro cuerpo. Para muchas parejas este juego es sinónimo de no ir al grano, sino de darse un extra más de placer antes de llegar al coito.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.