Protege tus labios del frío

El invierno es la peor época para el cuidado de los labios. El frío, el viento o las calefacciones son los peores aliados para la delicada piel de los labios, una de las zonas más sensibles del rostro. Por eso, es especialmente importante cuidar correctamente los labios para evitar el resecamiento y agrietamiento de la piel.

Ante las condiciones más extremas, los labios necesitas una dosis extra de hidratación. Para ello, además de hidratarnos por dentro bebiendo mucho líquido, deberemos utilizar un producto adecuado para nutrir y proteger la piel de los labios. Elige un bálsamo labial que los hidrate, los proteja de las agresiones externas y por supuesto, que contenga factor de protección sola. Aplícatelo siempre que salgas a la calle y antes de acostarte.

Uno de los errores más comunes es pasar la lengua por los labios para humedecerlos cuando los notamos resecos. Esta acción, muchas veces inevitable, no nos ayudará a hidratarlos, todo lo contrario, conseguirá que los resequemos aún más. En este caso, ten un bálsamo labial siempre a mano.

La exfoliación es un paso muy importante para mantener los labios en perfecto estado. Además de la hidratación diaria, exfolia la piel de los labios de vez en cuando con un cepillo de dientes muy suave.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *