Polly van der Glas y sus sorprendentes joyas

Cuando uno se mueve en círculos adinerados, la verdadera expresión del lujo radica en la exclusividad. Por eso hoy queremos centrar nuestra atención en esta arriesgada propuesta joyera de la diseñadora Polly van der Glas, conocida por sus colecciones de joyería en las que integra materiales orgánicos como dientes y cabello humano. Todos sus trabajos son realizados a mano en Melbourne, con plata de ley. Los dientes humanos proceden de donantes locales y, por supuesto, están completamente esterilizados. El cabello se obtiene de Melbourne, India y China.

Ya sea con anillos, sellos, pulseras, brazaletes, colgantes o pendientes, Polly van der Glass se atreve a adornarlos con dientes como si se tratara de la más preciosa de las piedras, aunque cuesta adivinar si verdaderamente persigue un fin comercial con estas colecciones, o se trata más bien de algo puramente artístico. Si no, fijaos en las pulseras de pelo trenzado bañadas en plata. ¡Una maravilla! La verdad es que se trata de unas propuestas únicas y muy originales, y quiero destacar el pequeño punto macarra que transmiten aún a pesar de tratarse de artículos de diseño, y de que su creadora busca la razón de su arte en una reflexión filosófica sobre la identidad y los orígenes, despegándose por completo de la moda que ahora existe en torno a la reutilización y el reciclaje. Lo cierto es que, aún a pesar de que he tratado de encontrarlo, no he conseguido dar con el precio de las piezas. No obstante, sí he encontrado una dirección de correo electrónico en la que solicitar directamente información, en la que también se admiten, dicho sea de paso, donaciones de dientes. Y aprovecho en este punto para incurrir en el tópico de la manida metáfora: ¿Consideras adecuadas para tal fin las perlas de tu boca? ¡Pues escribe! vanderglas@hotmail.com Vía: Balamoda]]>

Un comentario

  1.   maria dijo

    me parece que las pulseras de pelo son muy bonitas ,pero por favor seamos serios, dientes humanos lo veo asqueroso y de muy mal gusto, y eso ya se hacia 30 anos atras o sea que no es novedoso yo tenia un colgante de oro con mi primer diente, claro que no fue mi idea ,lo digo con todos el respeto a la disenadora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *