Pedicura masculina, la gran olvidada (y II)

Una vez que tengamos las uñas correctamente cortadas podemos intentar recortar un poco los pelos de los dedos. Intentando siempre dejar apenas una sombra o bien depilándolos completamente.

Con una piedra pómez deberíamos limar todas las durezas y asperezas de los pies. Dedicadle tiempo y veréis cómo os sorprende el resultado de tan fácil tratamiento.

Vamos ya terminando nuestro tratamiento. Usaremos una exfoliante para limpiar la piel de los pies. Podéis aprovechar la ocasión para un largo y fuerte masaje que estimule la circulación.

Tras limpiar la exfoliante con agua tibia ha llegado el momento de usar una loción refrescante, si tiene aloe vera mucho mejor. Subimos de nuevo a las uñas y con un crema anti cutículas las limpiaremos y dejaremos perfectas.

La imagen de los pies será fantástica y el placer que provoca este tratamiento hará que volváis a repetirlo con verdadera entrega y dedicación. Si tenéis algún consejo para este tipo de tareas no dudéis en comentarlo a continuación.

Imagen: Cosmética.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *