Paleodieta

Uno de los términos más utilizados en la nutrición actual es la paleodieta. Pero ¿en qué consiste? Todo el mundo sabe que una dieta adecuada es determinante de un organismo sano y de una vida saludable. En este sentido, la paleodieta responde a todos los requerimientos para la buena salud.

El ritmo de la vida actual, a menudo hace que difícil encontrar tiempo para cocinar en casa. Es habitual que las personas recurran a productos de cocina ya elaborada, que son sabrosos, pero de los que se desconoce el proceso de elaboración. En otros casos, elaboraciones rápidas como el sándwich son la solución cuando se llega a casa después de una agotadora jornada laboral.

A largo plazo empezarán a verse las consecuencias de la paleodieta. Las más frecuentes son el sobrepeso, la hipertensión y los problemas gástricos y digestivos. Más efectivo que pensar en tratamientos, es recomendable la prevención y contar con una dieta balanceada.

La paleodieta es una opción históricamente saludable

Aunque el término “paleodieta” es de uso relativamente reciente, el concepto es tan antiguo como el hombre mismo.  Se basa en el principio de que el ser humano evolucionó durante miles de años como cazador y recolector.

Recolectar frutos, granos y hojas, y cazar los animales de su entorno, constituyó sus fuentes de alimentación.  A esa dieta se fue adaptando de forma natural el sistema digestivo humano.

¿Qué pasó con la alimentación humana?

Con el progreso y la tecnología, llegaron también los nuevos procesamientos de los alimentos. Comer empezó a ser considerado un placer y no solo una necesidad. Aparecieron los conservantes, los colorantes y todos esos agregados que provocaron el surgimiento de los llamados “alimentos ultra procesados”.

Progresivamente, se fueron imponiendo el sabor, el color y el arte en la elaboración de los alimentos. Las personas comenzaron a acostumbrarse a saborear y deleitarse con lo que comen, aunque no fuera tan sano. Paralelamente surgieron las enfermedades vinculadas al aparato digestivo.

 ¿Qué es la paleodieta?

La paleodieta o “dieta paleo”, como también se la conoce, es alimentarse como lo hacía el hombre del paleolítico.  Se trata de una alimentación en base a carne, pescado, fibra, frutas y verduras.

  • Un rasgo destacado es que los alimentos se consumen sin procesar, al natural. Ello no implica consumirlos crudos, se utilizan procedimientos sencillos de cocción: asarlos, hervirlos, cocinarlos al vapor. Otros alimentos, como harinas, huevos y lácteos quedarían fuera de este tipo de comida.
  • Otra característica que define a la paleodieta es que las únicas bebidas que se admiten son el agua y los jugos naturales. Los vinos, las cervezas, y en general todos los fermentados y destilados, no integran el grupo de alimentos permitidos.

¿Qué y cuándo?

Dos preguntas importantes a la hora de adoptar la paleodieta son, precisamente qué consumir y cuándo. La naturaleza y fundamentalmente la variedad estacional es la norma y se comen productos de temporada. Es, en definitiva, la cocina del producto.

Todo esto implica que cada vegetal y cada fruta serán consumidos en la estación en la que naturalmente se produce. No se admiten en esta dieta los cultivos ni cría de animales en condiciones especialmente controladas.

Los alimentos manipulados genéticamente, los transgénicos, los animales a los que se inyectan hormonas, los fertilizantes químicos en las tierras, todo ello se considera insalubre. En general, los productos que tienen estos orígenes, no son aceptados por los partidarios de esta dieta.

Alimentos aconsejados y otros que hay que evitar

Los alimentos que pueden integrarse en la paleodieta son muchos y variados, pero también hay otros que deberíamos evitar. A continuación diferenciaremos:

La paleodieta propone consumir:

  • Frutas y vegetales.
  • Carnes procedentes de animales que hayan tenido alimentación natural.
  • Mariscos y pescados.
  • Frutos secos al natural.
  • Semillas sin procesar.
  • Grasas saludables.
  • Especias y condimentos.

Hay que evitar:

  • Lácteos
  • Cereales
  • Alimentos procesados
  • Azúcares
  • Legumbres
  • Almidones
  • Alcohol

¿Por qué adoptar la paleodieta?

  • Es indudable que una dieta como la paleo proporciona todos los nutrientes que el organismo necesita. Al mismo tiempo, elimina sustancias que son perjudiciales.
  • Mantiene un nivel energético equilibrado durante todo el día, sin esos bajones que tanto afectan.
  • Asimismo, el nivel de azúcar en sangre será estable. Esto permite que los azúcares lleguen a los músculos y sean quemados con facilidad. Por tanto, no se acumulan grasas y no se engorda.
  • Desaparecen las inflamaciones y las sensaciones molestas en el estómago e intestino. El tránsito intestinal se normaliza.
  • El sistema inmunitario y digestivo trabajan adecuadamente. Con la paleodieta se evitan las alergias y las patologías autoinmunes.
  • Se logran los niveles adecuados de serotonina y melatonina, neurotransmisores que actúan en el sueño. Por tanto, el descanso nocturno es realmente reparador y reconfortante.
  • No contiene gluten, por lo que es adecuada para celíacos e intolerantes a esa sustancia.
  • Contribuye a aumentar el colesterol bueno y a reducir el malo.
  • Es una dieta rica en aminoácidos, por tanto ayuda a recuperarse después del entrenamiento. La adoptan frecuentemente los deportistas.

En síntesis, la paleodieta ayuda a mantenerse sano, delgado, fuerte y vital.

Algunos inconvenientes de la paleodieta

  • Quizás resulte un poco complicado para el estilo de vida actual mantener el equilibrio en la dieta. Y esto es importante, porque en la paleodieta hay que consumir todos los productos de la lista. 
  • La falta de tiempo hace que a veces se abuse de las carnes, por ejemplo. Fáciles de preparar, con un gran aporte energético, las carnes son saludables si se combinan con los demás nutrientes. 
  • Es probable que comer así resulte un poco más costoso. Todo depende del punto de comparación. En algunos casos es posible que la elección de alimentos frescos exija un mayor presupuesto que los productos de los supermercados. Pero no es más costosa que cualquier plato de un buen restaurante.
  • Exige tiempo planificar la dieta. Lo recomendable es planificar una dieta semanal de acuerdo a los gustos y ritmos de cada persona. De este modo, no habrá que pensar cada día en qué se come. Hay establecimientos especialmente dedicados a las dietas personalizadas que elaboran estos platos.

La dieta paleo para los deportistas

Las investigaciones muestran que los deportistas que abrazan la dieta paleo disfrutan de un mayor bienestar digestivo.  Sin embargo, en caso de entrenamientos de alta intensidad, la disminución de los carbohidratos puede ocasionar un empobrecimiento del rendimiento. El consejo es ajustar la ración calórica a las necesidades de cada individuo.

Siempre es posible realizar adaptaciones que respondan a los requerimientos de cada organismo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.