Mascarilla casera para pieles sensibles

Las pieles más sensibles son especialmente difíciles de cuidar, ya que deben elegir con mucho cuidado los cosméticos para evitar reacciones. Este tipo de piel suele estar irritada y tirante y presentar alergias o enrojecimiento.

Los ingredientes químicos de los cosméticos comerciales, el estrés o las inclemencias meteorológicas como el frío o el viento, son algunos de los factores que pueden incidir en las pieles más sensibles. Por eso, lo mejor es que apuestes por tratamientos a base de ingredientes naturales que además podrás preparar tu mismo en casa. Toma nota de este ejemplo.

Con miel, huevo y avena, tres ingredientes económicos y fáciles de encontrar, podrás obtener una mascarilla para pieles sensibles. Mezcla una cucharada de miel, una clara de huevo y 3 cucharadas de avena para obtener una pasta compacta. Aplícatela sobre la cara y espera unos 20 minutos antes de retirarla con un paño y agua fría.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *