Masaje prostático

Masaje prostático

El masaje prostático tiene múltiples beneficios y es altamente sensitivo. Generalmente hay hombres reacios a realizar esta técnica, sobre todo en los hombres heterosexuales, ya que se impone como un tema tabú, pero, ¿realmente sabes cómo es el masaje prostático?

Consiste en estimular la glándula de la próstata y para ello utilizaremos la mano o algún tipo de juguete o aparato. Con ello conseguimos múltiples sensaciones y experiencias, y a parte se llega al orgasmo de otra forma diferente a la cuál conocíamos de forma tradicional.

¿Cómo es el masaje prostático?

Consiste en masajear la zona de la próstata que se encuentra en el cuerpo del hombre. La próstata es una glándula que se puede localizar fácilmente en el interior del ano, es del tamaño de una nuez y se encuentra a 5-7 centímetros. Se puede introducir el dedo en el ano y justo lo podemos encontrar debajo de la vejiga y alrededor de la uretral. Lo sentiremos porque su tamaño ronda apenas un centímetro y por ser un pequeño abultamiento.

Es el llamado punto G de los hombres, pero en este caso denominado punto P. Para poder masajearlo introduciremos el dedo y haremos un movimiento repetitivo y suave hacia arriba y abajo. Hay juguetes sexuales pensados para tal fin, dónde utilizarás tus manos para introducirlo y guiarlo dónde al mismo tiempo el aparato vibrará.

Masaje prostático

Los aparatos masajeadores han evolucionado para tal fin y han aumentado sus ventas más del 50% en los últimos años, siendo sus compradores los hombres heterosexuales y mayores de 45 años. Los lubricantes son buenos complementos para poder lubricar la zona y tener un mejor acceso y movilidad. Para poder usar los masajeadores hay que escoger una vibración ajustada en intensidad y dónde se mantenga una velocidad constante.

¿Es doloroso el masaje de próstata?

No es para nada doloroso, solo si se hiciera de forma brusca, si se utilizaran tamaños no adecuados u otros objetos que no son beneficiosos para tal fin. La forma más sencilla de poder hacerlo es a través del dedo dónde no se empleará demasiada fuerza para no provocar hemorragias.

Tampoco se usarán los aparatos de manera tosca ni utilizando la fuerza dónde se podrían dañar las zonas de alrededor o las terminaciones nerviosas de la próstata. Su movimiento tiene que ser suave y delicado, dónde nada más experimentarlo se sentirá un gran placer multisensorial.

Es una buena oportunidad para que los hombres disfruten del llamado punto P, gracias a su masaje pueden llegar a percibir intensos orgasmos. Su sensación es el equivalente al punto G femenino, una zona llena de terminaciones nerviosas, y su estimulación provoca múltiples sensaciones agradables.

Masaje prostático

El masaje prostático es beneficioso

Hay que reseñar que la estimulación de la próstata no tiene nada que ver con la orientación sexual, ya que cada vez es una práctica de lo más común. La próstata es uno de los órganos principales que se encargan de la reproducción. Es la encargada de generar el líquido seminal para la movilidad de los espermatozoides y que se pueda producir la eyaculación.

El masaje prostático no solo tiene un fin placentero, sino que también es muy beneficioso para el tratamiento de la prostatitis crónica y la hiperplasia benigna. Si padeces de una prostatitis aguda infecciosa no sería recomendable, ya que se puede desencadenar en extender su infección.

Si padeces de dolores en tracto urinario el masaje te ayudará a calmar la inflamación y el dolor. Además, estimularás a drenar los fluidos con mejor solvencia y a estimular una zona con muchas probabilidades de padecer cáncer de próstata. Gracias a estos masajes se mantiene la próstata sana y saludable y se reduce considerablemente cualquier enfermedad o trastorno que pueda estar relacionado y la temerosa enfermedad del cáncer.

Masaje prostático

Muchos hombres creen que su experiencia en el placer sexual está limitada y no es nada de lo que parece. Esto es otra forma de explorar esta zona y se puede incluso a hacer como innovación en pareja. Su estimulación puede ayudar a que se tenga una mayor erección y se retarde la eyaculación. Y por si no lo sabías también estás entrenando los músculos que se contraen cuando se va a tener un orgasmo, por lo que tendrás más controlado este gesto.

Algunos contratiempos pueden hacer que se este tipo de masaje sea contraproducente para algunos hechos. Por ejemplo, ocurre en los casos dónde se sufre de hemorroides dónde su estimulación podría producir muchos sangrados dado el roce en las venas. Tampoco es  recomendable cuando existan piedras en dicha glándula ya que podría dañarla.

Para concluir hay que sintonizar bien con esta experiencia, si tu cuerpo se lo puede permitir hay que experimentarlo, sin importar la edad ni la condición sexual. De esta forma estarás expuesto a un mundo nuevo de sensaciones dónde el hecho de arriesgarte te animará a que lo vuelvas a intentar.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.