Manicura para hombres (y II)

Tras quitar la exfoliante podemos, y debemos, usar una crema anti cutículas. Usamos un palito de los de los médicos para mirar la garganta, así podemos arreglar las uñas a nuestro gusto.

Otro aspecto importante son las durezas. A veces damos la mano a alguien que parece tener una lija en vez de piel, por eso es bueno coger una piedra pómez para dejar la piel lo más fina posible.

Ahora es el turno de una crema regeneradora de la piel. Tras este ataque masivo a una piel que, seguramente, nunca se ha visto tan bien atendida, hay que resarcirla con una crema que sea hidratante, antioxidante y antimanchas.

Luego podemos añadir una base protectora mate a nuestras uñas para lucir unas manos de pianista. Ni que decir tiene que los pelos de los dedos sería conveniente cortarlos a su justa medida, todo sea porque nuestra tarjeta de presentación sea la mejor.

Vía: Puntofape. Imagen: Embelezzia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *