Los pormenores del afeitado, pasos posteriores

Una vez comentados los pasos a realizar antes del punto de transición, que en este caso ha sido la ducha, procedemos a actuar nada más salir de esta.

Ya tenemos limpia la piel, tanto la del rostro como la del cuerpo, por lo tanto estamos listos para empezar con los pasos claves y determinantes. Cuando nos hemos secado, aplicamos el gel o espuma de afeitar, ya que este paso no se realiza con la piel mojada. Recomendable el gel o espuma de afeitado Hydra Sensitive Anti-irritación, porque la piel se irrita menos.


A continuación entra en escena uno de los principales problemas, el orden de aplicación del producto. Es más importante de lo que parece. Debe hacerse mediante la siguiente secuencia: labio superior y barbilla-cuello-mejillas y patillas. Debe quedar una capa más o menos uniforme, sin zonas con excesivo producto ni todo lo contrario, aunque suele ser más común lo primero. Si esto ocurre no tengas problemas en retirar parte del producto sobrante, a la próxima medirás mejor la cantidad. Una vez aplicado espera un par de minutos. Así daremos tiempo a que el producto actúe reblandeciendo el vello y por lo tanto facilitándonos el paso posterior.

Transcurrido el tiempo de espera, procedemos a la tarea clave, afeitarnos. El proceso es el mismo que cuando nos ponemos la espuma, pero a la inversa. Empezaremos por las patillas, luego las mejillas y el cuello y finalmente el contorno de la boca y la barbilla. De esta forma daremos aún más tiempo a que en las zonas más sensibles actúe el producto. Mientras que estemos en esta tarea conviene llenar con un poco de agua tibia el lavabo e ir limpiando constantemente la cuchilla de los restos que en ella queden.

Otro aspecto importante, ¿cómo nos afeitamos? ¿En la dirección del pelo o al contrario? Pues según mi experiencia no vale la pena hacerlo a contrapelo. La piel se irrita excesivamente y luego el pelo crece con más fuerza. Únicamente para ocasiones especiales que requieran de un resultado óptimo.

Una vez terminado el proceso debemos refrescar la zona con abundante agua fría. Nos relajará la zona, ayudará a cerrar los poros y limpiará la piel. Como punto culminante aplicaremos el after shave. Para aquellos que cuando terminan tienen la piel irritada que se olviden de after shave en textura líquida (jamás que tengan alcohol), ya que reseca aún más la piel. Mucho mejor en versión emulsión. Si no se irrita, con utilizar crema hidratante es suficiente.

Para concluir, recordar que la cuchilla debe cambiarse al menos una vez al mes si hacemos un uso normal de esta. Se entiende por uso normal utilizar la cuchilla una o dos veces por semana.


2 comentarios

  1.   azulynaranja dijo

    buenas!!

    secarse la cara antes de ponerse el gel?? yo lo hago con la piel mojada y me da buen resultado…

    totalmente de acuerdo con no hacerlo a contrapelo, a mí sólo me provocaba rojeces e irritaciones…

    si me permites un pequeño consejo como apunte a tu artículo, también puede utilizarse piedra de alumbre como after shave (en Sephora la venden)

    un saludo!

  2.   jaime andres dijo

    yo me rasuro todos los dias, lo hago con la piel mojada y a contrapelo y no se me irrita la piel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *