Lo probamos, línea solar Gisèle Denis

Ya deberíamos tener un buen protector solar en nuestro neceser, o incluso más a mano. Pero si todavía no tienes el tuyo, o quieres informarte sobre alternativas, apunta bien grande el nombre de Gisèle Denis. Hemos podido probar concretamente el protector solar, el after sun y el protector labial.

El producto estrella y la recomendación absoluta es el protector solar. Es la crema que mejor aroma tiene de todas aquellas solares que he podido probar, y que muchas de las cremas hidratantes normales. Es muy agradable, no es molesto para nada. Sinceramente lo mejor es probarlo para saber a lo que me refiero. Pero aquí no acaba lo bueno, con una rapidísima absorción y una textura nada grasa, muy adecuada para los hombres, acaba ganándose mi completa recomendación.

El after sun fue un obsequio que en su momento no valoré en su justa medida. Si bien es cierto que el aroma no es ni por asomo como el del protector solar, incluso diría que no me acaba de convencer, sus propiedades hidratantes son más que aceptables. Cumple con creces la función de hidratar la piel después de la exposición solar. Deja una sensación muy agradable de calma e hidratación. Su textura muy acuosa ayuda a la rapidísima absorción.

Finalmente el protector labial, tal vez el más desconocido. A la orden del día para aquellos que padecen de herpes labial, recordar que el sol produce estrés físico y fomenta la aparición del herpes. Este en concreto tiene la misma forma que un pintalabios (muy poco masculino) y sí que es verdad que deja los labios con un tono blanco, pero se absorbe en unos minutos quedando apenas perceptible la crema.

Por lo que respecta a los precios, el protector solar SPF 30 cuesta un poco más de 27 euros y el protector labial alrededor de cinco euros. El after sun lo desconozco porque fue un regalo. Algo más caras que muchas marcas, pero el aumento de precio está más que justificado.


Un comentario

  1.   Rhea Benevolence dijo

    El aftersun es fantástico , antes de descubrirlo ni me planteaba ir a la playa.
    Pero ahora es echarlo y al día siguiente no queda ni pizca de quemaduras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *