Lo probamos, gel exfoliante enebro de L’Occitane

Mis primeros pensamientos unos instantes después de aplicarme este gel fueron: “vale, ya sé lo que es exfoliarse la piel”. Es con diferencia uno de los mejores geles exfoliantes que puedes encontrar en el mercado. ¿Por qué? Simplemente porque cumple con creces su función. Después de haber probado multitud de geles exfoliantes, os aseguro que dar con uno que funciona perfectamente es una ardua tarea.

El ingrediente estrella y encargado de la misión de exfoliar la piel es polvo de madera de Enebro. Así de primeras puede parecer un poco chocante, algunos pensaran que incluso se trata de serrín, pero os puedo asegurar que es un suave polvo (se notan los granos, evidentemente) que no resulta para nada molesto. Tiene la virtud del punto medio, ni resulta muy agresivo para la piel, pero no pasa desapercibido. Cumple con su función, que no es poco.

Los resultados se aprecian desde el primer uso, pero además, con varios usos los beneficios se multiplican. No desaparecen por completo los pelos encarnados, pero sí que disminuye el número considerablemente. Con el paso del tiempo la piel se nota más suave, lisa y libre de impurezas. Utilizándose antes del afeitado se consigue una preparación óptima.

En lo referente a aspectos secundarios, como son olor, textura o presentación es donde aparecen los únicos puntos negativos. El olor es la clásica fragancia amaderada característica de la gama CADE, que puede gustar o no. Pero sin duda el sistema de extracción del producto es el principal problema. La boca es de rosca, que resulta muy incómoda, y con un diámetro bastante grande, demasiado para mi gusto.

El precio es quizás un poco más alto que la gran mayoría de geles exfoliantes del mercado, 20 euros. No es un precio descabellado y por los resultados obtenidos hace que no duela ni un euro invertido en este gel exfoliante.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *