Lápiz de cera Veet, ¿adiós a las pinzas?

Por suerte o por desgracia, la depilación de cejas es desde hace un tiempo un hecho normalizado y extendido entre los hombres. Porque no nos engañemos, por mucho rollito ubersexual y de tipo duro que uno quiera llevar, a nadie le es agradable mirar a los ojos a un tío con un un entrecejo más poblado que las axilas de una búlgara.

Por esto es necesario una buena depilación de cejas, tanto la zona del entrecejo como la ceja en sí; por arriba, por abajo y por el extremo exterior. Ahora bien, hay que tener cuidado al arreglarse las cejas si no se quiere parecer una chica, o en su defecto Elías de Operación Triunfo.

Obviamente, la depilación de cejas no es un hecho agradable, al menos para mí. Se puede acudir a un centro de estética o utilizar la clásica opción de recurrir a tu novia (o a una amiga, o a tu madre…depende del caso), o la opción menos recomendable, hacerlo tú mismo. Si lo haces tú mismo, y encima con pinzas, el riesgo más importante que vas a correr es sacarte un ojo, que la ceja quede bien o mal es una opción secundaria, al menos las primera veces. Con el tiempo y práctica uno mismo puede adecentarse las cejas, claro (no es mi caso, pero bueno…). Si recurres a tu novia o a alguien que se dedique a ello profesionalmente, el riesgo de perder un ojo disminuye (dependiendo de la novia, claro), y es más que probable que recurran a la cera en lugar de a las pinzas. Más rápido, pero con dolor concentrado en vez de difuso. Porque sí, depilarse las cejas duele.

Pero ahora hay una opción nueva que vi anunciada hace escasos días en la televisión; el lápiz de cera depilatoria facial de alta precisión de Veet. Se trata de un pequeño tubito con una punta aplicadora, que tienes que aplicar por la zona que desees depilar. O sea, te lo acercas a la ceja y te dibujas una pequeña línea curva en la parte de abajo para eliminar esos pelillos tan antiestéticos. Esperas un minuto…y ¡ZAS! Estiras. Duele, sí, pero al menos es rápido. Según me han dicho, los resultados son aceptables, y duran más que con unas pinzas.

El producto en sí incluye un bastoncillo de precisión para zonas difíciles y un total de 20 bandas de cera reutilizables, además entre sus ingredientes destaca el Aloe Vera, para hidratar la zona y dejarla como nueva.

Realmente, para los seis euros que vale, lo veo como una opción a probar; que funciona, perfecto…que no funciona, pues a seguir con lo de siempre. Pero eso sí, siempre con las cejas arregladas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *