IWC Portugués, para navegantes de hoy

El Portugués, probablemente el más reconocido de toda la gama de relojes de International Watch Company. Elegante, sobrio y sencillamente perfecto. Concretamente hoy nos centramos en el IWC Portugués Crono Automático, puede que el más extendido de toda la gama. Otro reloj más que sumar a la lista de imprescindibles.

La casa IWC, probablemente una de las relojerías más importantes si no la más, creó este reloj en 1930 encargado por dos hombres de negocios portugueses, Rodríguez y Teixeira, que no imaginaban que su encargo iba a convertirse en todo un icono de la relojería.

El reto era fabricar un reloj de pulsera que homenajease a los navegantes descubridores de nuevos contientes con todas las características de un cronómetro marino, e IWC creó el mecanismo más plano por aquel entonces con su calibre 74. En 1938 surgió el primer Portugués con mecanismo de bolsillo y en 1996 se lanzó el primer Portugués automático.

El Portugués Crono Automático va provisto naturalmente de las típicas características de un reloj Portugués: cifras árabes en relieve, agujas en forma de lanceta y el hueco para el contador de los minutos y los segundos. Con el calibre 79350 con 28.800 semioscilaciones por hora le confiere la proverbial precisión que le corresponde a un descendiente de navegantes.

Con una caja de 40,9 milímetros existen versiones en oro blanco, oro rosa y acero, todas ellas con correa de piel de cocodrilo en marrón o negro y con esfera blanca o negra. Sus precios oscilan entre los 4.800 euros para la vesión de acero y los 11.000 para las versiones en oro.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *