Ir al gimnasio

Alguna vez en nuestras vidas todos nos hemos preocupado por ir al gimnasio. Nuestro cuerpo no es siempre como queremos que sea y a veces nos obsesionamos con el físico. Nos bombardean en los medios de comunicación por fotos de personas que no son naturales y que creemos que podemos aspirar a ello. Sin embargo, la realidad es mucho más lejos de esos cuerpos con química de por medio. Si te has propuesto ir al gimnasio alguna vez y has fallado en el intento, te verás identificado.

En este artículo vamos a darte algunas claves para que ir al gimnasio se convierta en un nuevo estilo de vida y te ayude a resolver tus problemas y obtener resultados.

Ir al gimnasio, ¿para qué?

Lo primero que debes tener claro a la hora de embarcarte en la aventura de ir al gimnasio es conocer el objetivo por el que vas a ir. Probablemente, el objetivo sea principalmente estético. Aunque hay muchas personas que le gusta la competición o el rendimiento deportivo, normalmente los objetivos que se persiguen son plenamente estéticos.

Aunque los entrenadores personales podemos abarcar una gran variedad de objetivos en una persona, casi siempre se traduce en los dos objetivos principales: pérdida de grasa y ganancia de masa muscular. Muchas personas buscan estos dos objetivos a la vez. Seguramente has oído miles de veces decir la frase de “sí, quiero convertir mis grasa en músculo”. Esto no se puede conseguir, salvo en algunas excepciones concretas y en periodos muy cortos de tiempo. Son objetivos completamente contrarios de alcanzar.

Por todo ello, tienes que mentalizarte y decir ¿qué es lo que busco con ir al gimnasio? Ir para levantar pesas o estar en forma no suele ser un objetivo preciso. El levantamiento de pesas no quemas apenas calorías como muchos piensan. Además, de forma natural, si no realizas un reparto de nutrientes y calorías en la dieta que estén acorde al objetivo que buscas, no conseguirás apenas resultados.

Seguro que has ido al gimnasio y ves a la gente que lleva años y siempre está igual. Esto se debe a que no se centran en ningún objetivo en concreto. Si quieres avanzar en el gimnasio, debes elegir tu objetivo.

Adherencia al plan

Cuando planeas ir al gimnasio, buscas algo con lo que mejorar. Pero esto no puedes verlo como una obligación, sino como algo que te gusta y que te sientes bien haciéndolo. A esta variable se le conoce como adherencia. Imagínate que tienes la mejor dieta del mundo y el mejor plan de entrenamiento enfocado en ganar masa muscular. De nada sirve si ese plan es costoso de llevar para ti, no te apasiona, lo ves como una obligación o te aburre. Un plan deportivo se debe adaptar a ti y no tú a él.

Esta adherencia es la que garantiza tener resultados a largo plazo. Sea mejor o peor el plan que tienes de entrenamiento y dieta, si lo cumples durante un plazo de tiempo largo, notarás resultados. La calidad de los resultados se ven dependiendo de la calidad del plan y del empeño que le hayas puesto. Por ello, es importante encontrar a un entrenador personal que te ayude con todas la variables que hay que manejar tanto en entrenamiento como en nutrición para que puedas alcanzar tus objetivos.

Marcarse objetivos realistas también ayuda. Estamos acostumbrados a tener una mente cortoplazista en la que decimos “me quiero poner como tal persona en 3 meses”. Esto no es algo realista. Cuando una persona es novata y no ha entrenado en su vida, hasta los primeros 6 meses de entrenamiento suele tener mejorías con poca cosa que haga, aunque no tenga ni una dieta muy balanceada. Sin embargo, a partir de ese tiempo, surgen los estancamientos de gimnasio. Y es que, por más que te esfuerces, sino llevas una dieta acorde a tu objetivo, no podrás avanzar.

Ir al gimnasio para conocer gente

Otro error que suele tener la gente es ir al gimnasio para conocer gente. Es cierto que una vez que estás allí, el roce hace el cariño. Ves todos los días a las mismas personas. Esto hace que, poco a poco, vayas ganando confianza e incluso puedas entablar una nueva amistad. Pero sinceramente, no creo que salga rentable pagar un gimnasio para levantar pesas mientras charlas con otros amigos.

No quiere decir que no tengas amistades en el gimnasio, sino que el tiempo hay que aprovecharlo. Puedes hablar mientras haces los descansos en ejercicios que requieren dos o más minutos para reponer energías, por ejemplo. Pero no únicamente para ello.

Dieta y ejercicio

También has escuchado seguramente la frase de “el 80% de los entrenamientos es la dieta”. No le falta razón. Es importante seleccionar las prioridades a la hora de establecer un plan de entrenamiento. Lo más importante es lo que he mencionado anteriormente, la adherencia. Da igual que tengas un buen plan, si no puedes seguirlo es como si no lo tuvieras.

Lo segundo es el balance energético. Si no estás en superávit calórico para ganar masa muscular, no podrás hacerlo. De igual forma, si no estás en déficit calórico, no podrás perder grasa. Acompañado de rutinas de fuerza con pesas y ejercicio cardiovascular, podrás conseguir tus objetivos.

Como tercera prioridad estaría el reparto de macronutrientes. Un buen aporte de proteínas, grasas e hidratos de carbono acorde a los objetivos es totalmente necesario para que el cuerpo consiga avanzar. Si a tu cuerpo no le ingresas los nutrientes que necesita, no podrá crear nuevo tejido muscular o recuperarse de los entrenamientos.

Los micronutrientes también son importantes porque ayudan a muchas de las funciones vitales del organismo. Un buen aporte de verduras y frutas en la dieta es imprescindible.

Por último y menos importante, aunque la gente crea que es lo primordial, están los suplementos deportivos. Hay mucho bulo con los suplementos por culpa de la industria deportiva. Sin embargo sólo sirve para ayudarte un poco y, siempre y cuando las bases de tu plan estén sólidas y bien establecidas.

Espero que con estos consejos puedas conocer más aspectos para ir al gimnasio con conocimientos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.