Hermés no pasa de moda

Si hay una marca que señale el lujo y la elegancia clásica es Hermés. ¿Quién con un poco de sentido del gusto no es fan de esta casa francesa? Pienso y pienso y no conozco a nadie, con clase, que no muera por sus complementos.

Quién nos iba a decir que la tienda de arneses forjados y sillas de montar de Thierry Hermés fundada en 1837 se iba a convertir tiempo después en una de las firmas de moda más prestigiosas. En 1900 bajo las manos de Charles-Emile Hermés, hijo de Thierry, la casa francesa fue obteniendo público internacional, desde Asía hasta América pasando por el norte de África. Además crean el primer bolso, el haut à courroies. Posteriormente heredan la tienda los nietos de Thierry quienes consiguen obtener los derechos exclusivos de los cierres de cremallera en las prendas de vestir y complementos de cuero.

Actualmente regenta la firma Jean-Paul Gaultier, y como podéis comprobar tiene una difícil tarea, conservar lo clásico de Hermés y lo novedoso de los tiempos que corren. Otra de las prendas fetiche de Hermés son sus pañuelos y sus corbatas. Sin embargo, el jefe de la casa por excelencia es el Birkin, bolso en versión femenina y masculina (Jypsière 37). La mayoría de las estrellas y la High Society pasean por las calles de todo el mundo con uno de estos en sus manos.

Mi pasión por Hermés comenzó cuando vi por primera vez el Birkin y la historia del mismo me fascinó. La casa francesa diseño este modelo a Jane Birkin (cantante y actriz británica de los 60) porque no le cabían en los bolsos los biberones de sus hijas. Entonces pensé que quería ser como ella. Alguien a la que Hermés diseñará bolsos y años más tarde se convirtiera en el modelo más deseado y ¡encima lleva mi nombre!

Por todo lo contado anteriormente la marca de las marcas no puede fallar. Somos muchos quienes esperamos que se superen colección tras colección. En la última presentada en París podemos ver como la primavera/verano de 2009 mantiene el aire heredado de Thierry con un toque moderno y sofisticado. Hermés viste a un hombre natural, clásico, amante de la náutica y siempre con un pañuelo al cuello. Camisas con estampados de nudos marineros y anclas dan el toque final a ese aire mediterráneo que lleno la pasarela. Además los colores acompañaban a pensar en el mar y sus placeres, azules y grises mezclados con los grandes clásicos, el negro y el blanco.

Estoy convencida de que este verano veremos a muchos paseando por los puertos de las ciudades más cool del país con muchos de los modelos de mostrados por Hermés en París. Sin duda en claro síntoma de clase y elegancia para quienes lucen estas prendo. J´adore Hermés.


Categorías

Lifestyle, Moda

Tener Clase

En Tener Clase podrás ver la mejor información sobre la moda y el estilo de vida masculino. ¿Tienes clase? Pues entonces no te pierdas nuestros... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *