Fuera de casa: consejos para salir en tiempos de pandemia

La pandemia del SARS-CoV-2 ha llegado a la mayor parte de los países. En algunos está causando estragos aún más pronunciados, como es el caso de Italia y España. A pesar del confinamiento, algunas personas necesitan salir de casa. Ya sea para acudir a su puesto de trabajo, para ir a comprar, o para acudir al médico. Pero en esos momentos te expones a poder contagiar a alguien si eres portador del virus o a que te contagien si no tomas las medidas adecuadas.

Además, las medidas de confinamiento van a irse relajando poco a poco. Es precisamente este momento el más crítico de todos. Les puede dar a muchas personas una falsa sensación de que todo ha pasado y se relajarán en cuanto a medidas, pudiendo dar pie a una nueva subida de la curva de contagios. Por eso, la vida tras este confinamiento restrictivo va a cambiar en muchos sentidos y debes estar preparado para afrontarla. Solo así estarás seguro tú y también protegerás a los tuyos…

Tipos de mascarillas y su protección

Las mascarillas se han transformado en un bien muy preciado, más aún ahora que se están empezando a abrir las medidas de confinamiento de forma progresiva y muchas personas deberán salir para trabajar, hacer ejercicio, pasear con los menores, etc. El problema es que hay una fuerte demanda y una gran escasez de estos elementos de protección personal. Eso ha hecho que los precios se disparen hasta en un 500% en algunos casos.

A pesar de que algunos se están aprovechando con precios abusivos y de lo difícil que se hace conseguir una, debes saber que no son reutilizables. Son productos de un solo uso y los debes desechar una vez que les des un uso. Pero ante la escasez, las autoridades están pidiendo que se desinfecten y se vuelvan a reutilizar. Algo insólito…

Lo ideal serían mascarillas certificadas con el logo de la CE y que se rijan por las normas de la Union Europea para este tipo de elementos de protección. Pero en estos momentos vas a encontrar montones de mascarillas que proceden de China y sin esas garantías.

Y si eso es poco, debes saber que existen muchos tipos de mascarillas y no todas son efectivas para evitar el contagio por el SARS-CoV-2. Y es importante que las conozcas para no llevarte sorpresas y saber a los riesgos a los que te expones o expones a los demás según el tipo de mascarilla. Ya debes haber visto la noticia que ha saltado a los medios sobre una partida de mascarillas que no servían y que han sido repartidas para muchos sanitarios.

Tipos de mascarillas

Entre todos los tipos de mascarillas vas a encontrar estas que no siempre son efectivas contra el virus:

  • Higiénica: no están consideradas como EPI (Equipo de Protección Individual). Debes evitarlas por todos los medios. Son mascarillas sencillas sin el certificado de la CE. Con ellas te puedes contagiar y también contagiar a los demás.
  • Quirúrgicas: son las típicas que se están repartiendo a la población, y que son de tejido fino y con pliegues. Existen varios tipos como el I, II y IIR. Tampoco son  EPIs y se deben desechar tras un solo uso. Se crean bajo la norma EN 14683, y solo sirven para que no contagies a los demás, pero no evitarían que tú te contagies.
  • Tipo FFP1: evitan que tú puedas infectar a los demás, pero no te protegen a ti frente a un contagio como las quirúrgicas. Son de un solo uso, autofiltrantes y deben tener el logo CE para que sean seguras.
  • Tipo FFP2 sin válvula: es la mejor opción si son certificadas, ya que te protegen contra un contagio y también evitan que tú se lo contagies a los demás si estás infectado.
  • FFP2 con válvula: similar a la anterior pero al tener una válvula puedes contagiar a los demás al escapar partículas por la válvula.
  • FFP3 con válvula: similar a las anteriores, pueden prevenir el contagio pero no evitarán que tú contagies a los demás por la válvula.
  • Semimascara: son las únicas de la lista que son reutilizables, y están destinadas para uso profesional, como los pintores o los que manejan ciertos elementos químicos volátiles. Tapan la boca y nariz, y están bajo la norma EN 140. En este caso sirven tanto para evitar contagiarte, pero no evitan que tú contagies al tener válvulas de escape.

También se han podido ver algunos tutoriales por Internet para fabricar mascarillas caseras. Deberías evitar esos tutoriales, ya que muchos dan como resultado mascarillas que no sirven de mucho. Eso puede llevar a las personas a tener una falsa sensación de protección y cometer algunos errores, como acercarse demasiado a la gente creyendo que están protegidos y no estar…

Desinfectar las mascarillas

Lo que no se debe hacer, pero debes hacer es desinfectar unas mascarillas que solo son de un uso. La situación de escasez y excepciónalidad obliga a reutilizarlas por la falta de mascarillas y los precios abusivos. Por tanto, debes seguir los siguientes pasos para poder reutilizar varias veces las mascarillas:

  • Opción 1: Lava la mascarilla con detergente de ropa normal y a 60 – 90ºC de temperatura. Luego déjalas secar.
  • Opción 2: sumerge las mascarillas en 1 litro de agua con 20 ml de lejía durante 30 min. Después lava con agua y jabón y déjalas secar.
  • Opción 3: usar un pulverizador para pulverizar con algún virucida autorizado por el Ministerio de Sanidad (Ecodyl, Vaprox, Bactoclean, rely+On Virkon, etc.). Después lava con agua y jabón, y deja secar.

Si notas que tiene fisuras, o algún tipo de rotura, entonces no queda otra que desechar la mascarilla. En ese caso no puedes seguir reutilizándola ni desinfectada.

Higiene personal

La higiene del hogar y la personal son ahora más importantes que nunca. Son prácticas recomendables el limpiar tu hogar usando desinfectantes como la lejía disuelta en agua, o usar toallitas desinfectantes, geles desinfectantes, etc., para limpiar botones del ascensor, pomos de las puertas, pasadores o barandas, etc. Recuerda que el lavavajillas con un programa de 60 o más grados puede ayudar a desinfectar si hay algún enfermo en casa.

Esto también es aplicable a los paquetes que te llegan por mensajería y los productos que compras en el supermercado, también debes desinfectarlos uno a uno con un paño mojado en una solución de agua+lejía (proporción de 1 parte de lejía por 50 de agua aproximadamente). Ten cuidado de otras recetas que hay en Internet de desinfectantes caseros que no resultan efectivos.

En cuanto a tu higiene personal, ya sabes que debes hacer una rutina precisa que implica:

  • Lavarte las manos de forma adecuada cada vez que tocas superficies, especialmente si son superficies públicas. Si has tocado alguna superficie y no puedes lavarte en el momento, evita tocarte la nariz, boca u ojos hasta que puedas lavarte. También puedes usar como complemento algún tipo de gel desinfectante, pero no como un sustituto del lavado de manos.
  • Puedes meter la suela de los zapatos en un recipiente con solución de agua y lejía que tengas preparado en la puerta para desinfectar la suela.
  • Quítate la ropa y déjala fuera en alguna terraza o balcón que tengas durante unas horas. Luego puedes lavarla en la lavadora con programas de 60 a 90ºC para desinfectarla. Si es un tejido que no tolere esta temperatura, puedes usar un poco de lejía para el proceso de lavado.
  • Ducharse cada vez que se entra en casa desde el exterior.
  • La barba o el pelo largo puede ser también un problema en estos momentos.
  • Llevar las uñas cortas también contribuye a evitar otro recoveco en el cuál se puede acumular la suciedad. Además, si usas guantes, las uñas largas podrían generar roturas en los más finos.

Cuidando a tus mascotas

mascotas, limpiar patas coronavirus

Por último, las mascotas tampoco debes descuidarlas. Ellas no son invulnerables al SARS-CoV-2, ya ha habido casos de contagio de mascotas por este virus. Por tanto, hay que seguir una serie de pautas y consejos para que su bienestar esté garantizado, especialmente los perros que sacas a pasear fuera, donde se pueden traer los virus a casa.

Debes tener ciertas precauciones y no usar ciertos geles desinfectantes con ellos que le pueden causar quemaduras o irritaciones. Tampoco los rocíes con ningún tipo de solución, ya que ellos suelen lamerse el cuerpo y pueden ingerir el producto químico. La zona de la nariz y la boca es otra zona sensible, y en principio no deberías limpiarla con químicos. La única parte que puedes y debes desinfectar tras el paseo son las patas, en la zona de las almohadillas.

Para poder desinfectar las patas de tu perro debes seguir estos pasos:

  1. Antes de entrar en casa, deberías preparar todo lo necesario para limpiar las patas del perro. No debería entrar en la vivienda y pisar todas las superficies o subirse a los muebles o sofá. Si tienes una entradita o jardín, será el sitio ideal para hacerlo.
  2. Prepara un balde o recipiente con la solución desinfectante. Tienes varias opciones que puedes elegir según el comportamiento y aguante de tu mascota, ya que algunas implican más pasos adicionales:
    1. Lejía y agua proporción 1:50. Esa solución es la preferida y la más efectiva. No es irritante y elimina el virus al 100%. Puedes hacerla con 1 litro de agua y 20 ml de lejía. Mete las cuatro patas del perro y listo.
    2. Alcohol 70:30. Es otra alternativa, pero en este caso puede ser irritante y es tóxica si el perro se lame. Por eso, solo la debes usar en caso de no tener la posibilidad de usar la primera.
    3. Agua y jabón. Es otra alternativa inocua a la primera, pero algo más lenta. Si tu perro no se está quieto puede ser menos práctica, ya que necesitas mojar las patas en el agua con jabón, para que se laven y luego secarlas. Esta solución también sería recomendable para limpiar su cara y cola en caso de ser necesario. Además, recuerda usar geles o jabones especiales para ellos.
  3. Introduce las patas del perro en esta solución y asegurate de que la zona de las almohadillas se ha empapado bien.
  4. Luego puedes secar con un paño o toalla las patas del animal y estará listo para entrar. Recuerda lavar la toalla en una solución desinfectante o con programas de lavado de 60ºC o más para desinfectarla también.

En caso de notar síntomas raros o cualquier tipo de problemas, debes consultar con su veterinario como harías en cualquier otra circunstancia. Los profesionales son los que te darán los mejores consejos para solucionar los problemas…


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.