Force Supreme Re-builder de Biotherm

Siguiendo con la actual tendencia de aplicación mediante bolas de acero, Biotherm presenta un producto, o un tratamiento según se mire, de triple acción. Después del gran éxito que tiene en el mercado el roll-on, no es de extrañar que ahora aparezcan multitud de productos con este sistema. La verdad, es más cómodo, mucho mejor abrir y aplicar directamente que abrir poner la cantidad justa en la mano y luego aplicar de forma uniforme. Si todo esto nos lo hace alguien, en este caso el propio envase, mucho mejor, mayor ahorro de tiempo, que por falta de este en muchas ocasiones ni nos planteamos la aplicación del mismo.

Pero a diferencia de Hidra Energetic de L’Oréal, que el formato de aplicación viene de maravilla para las bolsas de los ojos, el de Biotherm es para toda la cara. A falta de probarlo, no sea que luego resulte la solución definitiva, a mí no me acaba de convencer. Prefiero la clásica crema para aplicarla según me convenga. Para el contorno de los ojos sí que lo veo muy útil, pero para el resto de la cara, no sé yo. Me suena a aprovechar el tirón que tiene ahora mismo el sistema roll-on, nada más.

Dejando de lado el sistema de aplicación, el producto se basa en el tres. Tiene tres ingredientes principales, cafeína, proteína de soja (para tensar la piel y reducir las arrugas) y Kreatilina (para revitalizar la actividad de la célula y reforzar la firmeza de la piel). Tiene tres bolas masajeadoras para redefinir contornos y conseguir tres resultados: reafirmar, anti-arrugas y rehidratar.

Su precio es de 65 euros para el envase de 50 ml. (no hay otro tamaño). Puede parecer un tanto elevado, pero si cumple con todo lo que promete, no es nada descabellado. Se puede adquirir en la página web de la marca.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *