Exfoliación, porqué y cómo

La exfoliación es uno de los principales pasos a tener en cuenta en el cuidado personal. Al exfoliarte, eliminas de la piel las células muertas y puntos negros, mejorando la circulación sanguínea y revitalizando el rostro.

Sea cual sea tu tipo de piel debes exfoliarla al menos una vez a la semana, siendo recomendable no pasarte de dos. El consejo de las principales marcas es que lo hagas antes del afeitado ya que abre los poros y te permite que el afeitado sea más suave. Y nunca debes hacerlo después ya que la piel está demasiado irritada por el uso de la cuchilla.

Otros consejos importantes son:

No uses exfoliantes femeninos: como todos los productos de cosmética, no debemos usar los productos femeninos, ya que no tenemos la misma piel.

Masajea suavemente la piel durante 1 minuto, no te frotes como si estuvieses quitando suciedad incrustada. Sobre todo presta atención en la zona T (frente, nariz y barbilla) y no frotes demasiado fuerte ya que es la zona más importante del rostro y a largo plazo podrían explotarte vasos capilares.

Después de exfoliarte es vital que hidrates la piel ya que aunque la has masajeado suavemente, no deja de estar irritada. A poder ser, usa un hidratante con factor de protección, ayuda a proteger tu piel de los rayos UV que envejecen la piel.


Un comentario

  1.   Tiago dijo

    ¿qué tal es el exfoliante de Moiskin para la piel del hombre?, me lo han recomendado mucho…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *