Enzimas digestivas

Es altamente probable que hayas escuchado hablar acerca de las enzimas digestivas. Y es que la sociedad cada vez está más interesada en su salud digestiva. Algo completamente normal, ya que si existen estrategias para terminar con las malas digestiones, la gente quiere conocer cuáles son.

Pero ¿qué son las enzimas digestivas? Y sobre todo, dada su importancia, ¿podemos hacer algo para conseguirlas? ¿Es una cuestión de alimentación? ¿De suplementos? ¿O el cuerpo las fabrica por sí mismo?

¿Para qué sirven?

El organismo necesita una gran variedad de enzimas para poder desempeñar correctamente sus funciones, incluyendo una de las más importantes: la digestión de los alimentos. En este caso tienen nombres como amilasa, proteasa o lipasa. Las enzimas digestivas se producen principalmente en el páncreas. Pero aquellas que se encuentran en el estómago, los intestinos o la saliva también juegan un papel clave en la digestión.

Su intervención es fundamental para descomponer los hidratos de carbono, el almidón, las proteínas y la grasa, y así puedan ser absorbidos más fácilmente por el cuerpo. Si tu cuerpo deja de fabricar una determinada enzima digestiva o no es capaz de generar las suficientes, una de las consecuencias es que no puedes digerir bien algunos alimentos.

Alimentos con enzimas digestivas naturales

Al parecer, añadir ciertos alimentos puede ayudar a mejorar la digestión. La razón es que contienen enzimas digestivas que se sumarían a las que el propio cuerpo ya fabrica naturalmente.

Uno de los alimentos ricos en enzimas que goza de mayor popularidad es la piña. Asociada a numerosas ventajas para la salud, esta fruta tropical también contiene una enzima llamada bromelina, la cual se ha asociado con una mejor digestión de las proteínas. Cabe señalar que la piña no es la única forma de ingerir esta enzima, ya que en el mercado se pueden encontrar muchos suplementos con bromelina.

El mango, por su parte, ayudaría a descomponer los carbohidratos gracias a su contenido en amilasa. Funcione o no para mejorar la digestión de los hidratos de carbono (hay personas que aseguran que sí y otras que no), lo que está claro es que no se pierde nada por intentarlo. Además, siempre es una buena idea introducir nuevas frutas en la dieta.

Pero la piña y el mango no son los únicos alimentos que contribuirían a mejorar la actividad enzimática. Los siguientes son otros alimentos que, según las investigaciones, están repletos de enzimas digestivas:

  • Aguacate
  • Chucrut
  • Jengibre
  • Kéfir
  • Kimchi
  • Kiwi
  • Miel
  • Miso
  • Papaya
  • Plátano

La dieta cruda

Algunas personas opinan que seguir una dieta cruda –un tipo de dieta vegetariana en la que se persigue comer el mayor número posible de alimentos crudos– ayuda a mejorar la digestión. La razón es que el cocinado degrada las enzimas presentes en ciertos alimentos.

Por esta misma razón, las enzimas pueden dejar de funcionar correctamente cuando se produce un aumento de la temperatura corporal, como cuando se tiene fiebre debido, por ejemplo, a una gripe. Pero no te preocupes: tus enzimas se recuperan cuando la fiebre se pasa y el cuerpo regresa a un rango de temperatura normal.

Los suplementos

Otra estrategia que se suele seguir para aumentar la cantidad de enzimas en el organismo y aliviar ciertos problemas digestivos es tomar suplementos con enzimas digestivas. A este tipo de suplementos también se les atribuyen otros beneficios para la salud.

Como sucede con todos los suplementos, es buena idea consultar con un médico antes de empezar a tomar suplementos con enzimas digestivas para averiguar si existe algún riesgo o complicación potencial en tu caso.

Los médicos también pueden incluir suplementos con enzimas digestivas en el tratamiento de pacientes que sufran enfermedades que interfieren en la producción normal de éstas, incluyendo la pancreatitis. El objetivo es aportar enzimas al organismo para que el paciente no pierda la importante capacidad de absorber los nutrientes de los alimentos.

Los detractores

Es importante señalar que hay personas que aseguran que no es necesario tomar nada para hacer la digestión. Según este punto de vista, no existen pruebas suficientes de que adoptar una dieta cruda o tomar suplementos sirva para producir algún tipo de cambio en las enzimas. Son muchos los profesionales de la salud que argumentan que, si la persona está sana, el sistema digestivo ya se encarga por sí solo de producir las enzimas digestivas necesarias.

Ellos advierten que si tienes la sensación de que algo no funciona del todo bien en tu sistema digestivo, lo mejor es pedir cita con tu médico para que éste realice un diagnóstico en lugar de intentar solucionar el problema por tu cuenta tomando enzimas digestivas y otros productos. Y recuerdan que la persistencia de problemas digestivos puede deberse al abuso de las comidas procesadas. En algunos casos la razón es una intolerancia a la lactosa o el desarrollo de alguna enfermedad (como la celiaquía o la gastritis crónica), cuyo tratamiento es fundamental que recaiga en manos de profesionales de la salud.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

En forma, Salud

Esteta por naturaleza. La moda pasada y presente y esos pequeños detalles que a menudo pasan desapercibidos dan forma constantemente a mi concepto de estilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.