Ventajas de entrenar subiendo escaleras

Muchas personas aseguran que entrenar subiendo escaleras es el entrenamiento definitivo. Exageración o no, en lo que no se puede estar en desacuerdo es que se trata de un entrenamiento excelente y altamente efectivo.

Subir escaleras es uno de esos ejercicios etiquetados como completos, ya que combina cardio y entrenamiento de fuerza. Además, se puede practicar tanto en modo entrenamiento convencional como en muchas situaciones de la vida diaria. Por ejemplo utilizando las escaleras en el trabajo y los centros comerciales en lugar del ascensor o las escaleras mecánicas. Descubre más ventajas y los mejores consejos para practicarlo:

Ventajas

Es gratis

A diferencia de otros entrenamientos, subir escaleras no necesita ninguna inversión de dinero. La razón es que no se necesita equipamiento especial (con unas zapatillas deportivas corrientes y ropa cómoda es suficiente) y puedes practicarlo pefectamente en muchas zonas de públicas de tu ciudad.

Se puede realizar al aire libre

Si eres de los que prefieren el aire libre por encima de las cuatro paredes de los gimnasios, o simplemente te gusta alternar ambos lugares, entrenar subiendo escaleras es una opción muy a tener en cuenta.

Fortalece y tonifica las piernas

Si te gustaría fortalecer y tonificar tus piernas para mejorar tu imagen en pantalones cortos, entrenar subiendo escaleras es una apuesta segura.

Quema muchas calorías

Este tipo de entrenamiento es un extraordinario ejercicio cardiovascular, lo que puede ayudarte a a deshacerte de muchas calorías.

Entrenamiento de intervalos

Entrenar subiendo escaleras proporciona un divertido entrenamiento de intervalos. Para ponerlo en práctica es tan sencillo como subir corriendo y descender caminando y repetir otra vez, dependiendo el número de repeticiones de la forma física y la longitud de las escaleras elegidas. Cabe señalar que los intervalos ayudan a quemar más grasa y desarrollar la fuerza y la resistencia.

Consejos para un entrenamiento con escaleras

Tómatelo con calma

Al comenzar una nueva rutina de ejercicios es necesario ir poco a poco. Aumenta la velocidad de subida y la duración del entrenamiento de manera gradual.

Calentar y estirar

Calentar y estirar se considera fundamental para conseguir un entrenamiento más eficiente y reducir el riesgo de lesiones. Y entrenar subiendo escaleras no es una excepción. Tomarse un descanso cuando sea necesario e hidratarse, especialmente en verano, son también precauciones que hay que tener presentes.

La técnica es importante

Evita utilizar un único músculo. Asegúrate de que trabajan todos los músculos de la pierna, no solamente los gemelos. A la vez trata de reducir la tensión en las rodillas para transferir la fuerza los isquiotibiales y los glúteos.

Sube corriendo y desciende caminando

Hay más motivos que el entrenamiento de intervalos para descender caminando en lugar de corriendo. Naturalmente, la seguridad es uno de ellos. Proteger las rodillas y los tobillos de un estrés excesivo es otro. Si el lugar dispone de un medio alternativo (ascensor, pendiente…), considera utilizarlo.

¿Las escaleras ideales?

Las escaleras ideales para este tipo de entrenamiento son largas, rectas (las escaleras con muchas curvas o de caracol pueden ser problemáticas) y no demasiado estrechas.

Mantente motivado

Intentar superar una marca siempre genera motivación, algo que desempeña un papel central en los entrenamientos. ¿Cuántas veces eres capaz de alcanzar la cima en un tiempo preestablecido, por ejemplo 10 minutos? Averígualo y después trabaja tan duro como te sea posible para mejorar tu marca.

¿Quieres mejorar tu sprint? Asciende tan alto como puedas en 30 segundos y vuelve al comienzo caminando. Repite el sprint unas cuantas veces más intentando llegar más alto cada vez.

Trabaja más músculos

Cambia la dirección de tu cuerpo al subir las escaleras para trabajar otros músculos. Prueba a hacerlo de lado o de espaldas, pero siempre anteponiendo la estabilidad a la velocidad para prevenir accidentes.

Cómo pasar al siguiente nivel

Si después de varios entrenamientos, sientes que las escaleras ya no suponen el mismo desafío para tu cuerpo, aumenta la intensidad añadiendo peso a través de una mochila o simplemente sujetando una mancuerna en cada mano mientras asciendes. Si te decantas por la segunda opción, considera hacer unos cuantos curls de mancuernas en cada rellano o al alcanzar la cima, para trabajar también la fuerza de los brazos, y así conseguir que el entrenamiento sea más completo.

Pero existen otras opciones no relacionadas con el peso extra para no quedarse estancando y seguir mejorando la forma física. Una es hacer series de flexiones, sentadillas o abdominales en todos los rellanos de camino a la cima.

Por último, considera la modalidad de subir rellano a rellano. Sube hasta el primer rellano y baja al principio de las escaleras. A continuación, sin parar, sube hasta el segundo y rellano y vuelve a bajar. Después, haz lo mismo en el tercero, el cuarto, etc, hasta llegar arriba. Después puedes bajar caminando a buen ritmo al nivel más bajo, tomar un poco de aire y repetir el ejercicio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.