El sexo es bueno para la salud

El sexo es bueno para la salud

No es ningún secreto que te digamos que el sexo es bueno para la salud. Y seguramente de inmediato tú mismo nos estarás dando la razón. Como mínimo placentero es y, además, por fortuna, la ciencia nos avala, porque el buen sexo nos ayuda a dormir, fortalece la zona pélvica, aumenta los niveles de serotonina, protege los huesos de la osteoporosis y reduce la presión arterial. Por todas estas y otras razones más sobran los motivos para practicarlo, ¿no crees?

Pero si todavía quieres más argumentos para autoreafirmarte, motivarte a dar rienda suelta a tu creatividad sexual y a disfrutar plenamente de tu cuerpo, aquí los llevas, porque vamos a analizar uno por esto estos beneficios que hemos mencionado y otros muchos por los cuales deberías tener más sexo. Vamos a verlos.

Medicina natural para tu cuerpo y tu mente

El sexo es bueno para la salud

El sexo es bueno para la salud de cuerpo y también de mente. Por eso y por todos los motivos que vamos a explicarte con todo lujo de detalles, te animamos a que practiques más sexo ya sea que tengas pareja o no. 

El sexo reduce la presión arterial

El placer sexual y el orgasmo, ya sea en pareja o mediante la masturbación acelera el corazón y produce un movimiento cardíaco que produce una reducción de la presión arterial sistólica. Mantener la tensión a raya es un seguro de buena salud cardiovascular. 

No solo eso, sino que el orgasmo produce un chute de hormonas en el cuerpo, entre estas hormonas están la oxitocina, las endorfinas y la adrenalina que actúan como vasodilatadoras e impidiendo, por lo tanto, que se formen coágulos en la sangre que pudieran provocar una trombosis, entre otros problemas de salud importantes. 

Tener sexo es el mejor somnífero  

Después de una batalla entre las sábanas (o en el sofá, el suelo o donde se desate el estallido tórrido), habrás notado que te rinde el sueño. ¡Lógico! Y es esto es súper positivo. De hecho, la vida se ve inmensamente más bonita tras un encuentro sexual y no solo porque nos ayuda a descargar tensión acumulada, sino que que, a poco habilidosa que sea la pareja, seguro habrá quemado unas cuantas calorías, como si hubiera estado en un gimnasio y nunca mejor dicho. 

De nuevo son las hormonas liberadas durante el clímax las causantes de que nos sintamos tan cansados y consigamos dormir a pierna suelta. Se llaman prolactina, vasopresina y, de nuevo, la oxitocina, de la que hablamos antes. 

También habrás notado que, a veces, cuando el hombre está cabreado o preocupado, tener sexo le ayuda a relajarse. De hecho, los varones cabreados se vuelven especialmente sensibles o exigentes con su pareja para que les de sexo, precisamente buscando calmarse. Y todo hay que decirlo: suele ser mano de santo.

Una vida sexual activa fortalece la zona pélvica

Las contracciones del orgasmo es puro ejercicio para la musculatura de la zona pélvica. Y, además, sudarás la camiseta sin esfuerzo ni sacrificio alguno, ¿o acaso sí? Además, lo más positivo es que conforme fortaleces la zona pélvica, más placenteras serán las relaciones sexuales. Esto es especialmente interesante en la mujer, que puede jugar con la pelvis para presionar más y mejor y el pene y ella misma sentir un placer más intenso en la penetración. 

A más sexo más serotonina

El sexo es bueno para la salud

Cuanto más alta está la serotonina en nuestro cuerpo más relajados y felices nos sentimos. Además, la serotonina es muy positiva para nuestra salud porque ayuda a saciar nuestro apetito evitando que comamos de más por ansiedad, nos ayuda a dormir mejor regulando la producción de melatonina, aumenta la autoestima, es buena para los huesos y para reducir la sensación de dolor. 

La serotonina es tan importante que su carencia puede causar incluso trastornos emocionales de gravedad como la esquizofrenia, la depresión y el trastorno obsesivo compulsivo. 

El organismo es sabio, porque cuando estamos bajos de serotonina el cuerpo nos pide sexo, para aumentar esos niveles. Por el contrario, los niveles altos tampoco son tan buenos pues, de hecho, mucha serotonina, causa precisamente el efecto contrario: disminuye el apetito sexual. Es lógico si tenemos en cuenta que tras tener sexo, nos sentimos sexualmente satisfechos, por lo general. Salvo casos de personas que tengan un trastorno y necesiten mucho sexo.

Una sana sexualidad protege los huesos de la osteoporosis

¿Qué tiene que ver el sexo con los huesos? Te estarás preguntando. Pues más de lo que imaginas, porque al practicar sexo aumenta nuestros niveles de estrógenos, los cuales protegen los huesos de la osteoporosis. De hecho, es por esto que durante la menopausia y a medida que cumplimos edad, más en el caso de las mujeres, estamos más expuestos a tener fracturas de huesos y es por la disminución de los estrógenos. Una vida sexual más activa podría paliar esta bajada de estrógenos y aumentar su producción. 

¿No quieres ir al gimnasio? ¡Haz el amor!

Si no quieres matarte en el gimnasio, planifica una cita con tu mejor compañero/a sexual y manos a la obra. U organízate, si no tienes pareja, una sesión intensiva de sexo. Quemarás calorías de manera divertida y muy placentera. El sexo es el mejor cardio que puedes practicar. Y no te aburrirás nunca.

Haz sexo y di adiós al estrés

Muy relacionado con lo que hablábamos antes, el sexo es súper relajante. Tanto que te quedarás dormido a poco que te descuides después del orgasmo. Por eso, y porque también te hará sentir más feliz y relajado, ¿qué mejor remedio para el estrés que un poco de amor y un poco de picardía y creatividad con unas dosis de erotismo?

Al tener sexo te querrás más

Unido a la revolución hormonal que produce el clímax en tu cuerpo y en tu mente, compartir intimidad con otra persona, o apreciarte a ti mismo hasta el punto de darte placer a ti mismo, te hará sentir como un auténtico dios o como una diosa. 

Tal vez hayas escuchado hablar o no de la denominada “Energía sexual”. Y es que el sexo y toda la energía que se libera durante el orgasmo, es como un Big Bang capaz de revolucionar cada célula de tu piel. ¿Comprendes ahora por qué el sexo es bueno para la salud?


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.