Dieta proteica

Dieta proteica

¿Te estás planteando seguir una dieta proteica? Entonces has llegado al sitio correcto, porque aquí te explicamos todo lo que debes saber sobre estos planes alimentarios.

Qué es, para qué sirve, qué alimentos están permitidos y cuáles no y qué inconvenientes tiene. A continuación intentamos responder a estas cuestiones para ayudarte a tomar una decisión.

¿Qué es la dieta proteica?

Plato y cubiertos

Seguramente hayas oído hablar de dietas como la Atkins o la Dieta de la Zona. Pues bien, ambas son ejemplos de dieta proteica. Como su propio nombre indica, las proteínas desempeñan el papel principal. En cuanto a su propósito, muchas personas la adoptan porque quieren perder peso.

Las proteínas son fundamentales en la alimentación. Aunque quisiéramos, no podríamos pasar sin ellas por muchas razones. Es un hecho. Los hombres necesitamos como mínimo alrededor de 60 gramos de proteína diarios (más si practicas deporte), pero las dietas proteicas van más allá, invitando a superar con creces la cantidad diaria recomendada de proteína.

Puedes conseguir proteínas extra a través de la carne, pero no hay que centrarse únicamente en ella, sino que conviene repartir el trabajo de aportarte proteínas entre varios grupos alimentarios. Y es que, como sabrás, las legumbres, los frutos secos, los granos, los huevos, el queso y el marisco también pueden aportarte este nutriente.

Cómo conseguir más proteínas

Echa un vistazo al artículo: Alimentos con proteínas. Ahí encontrarás un montón de opciones alimentarias que te ayudarán a aumentar las proteínas de tu dieta, tanto animales como vegetales.

Dietas proteicas y resultados en tu cuerpo

Michael B. Jordan en 'Creed'

Naturalmente, el tipo de plan alimentario que nos ocupa en esta ocasión conlleva una reducción en alimentos no proteicos, ya que no hay sitio para todos. De esta manera, si te diseñan una dieta proteica es muy posible que tengas que ingerir menos carbohidratos, fruta y verduras que hasta ahora. Y es ahí donde está la clave, ya que recortar los carbohidratos ayuda a que el cuerpo utilice las acumulaciones de grasa como combustible. Esto conlleva una pérdida de peso y un aumento de masa muscular cuando se combina con ejercicio.

Y es que los expertos advierten de que comer más proteínas no es suficiente para ganar músculo. También tendrás que llevar una dieta equilibrada, en la que no falten la fruta y la verdura, así como practicar ejercicio de manera regular, especialmente entrenamiento de fuerza.

Por último, para que los resultados sean más notables, es necesario elegir carnes magras, las cuales aportan las mismas proteínas a cambio de menos grasa. De hecho, gramo por gramo, la carne roja magra tiene algo más de grasa saturada que la blanca sin piel, pero mucha menos si se compara con una carne ultragrasa. Y al comprar lácteos, busca variedades bajas en grasa o sin grasa que te ayuden a mantener las calorías bajo control.

¿De dónde se sacan las proteínas?

Huevo

Principalmente de la carne, así que si eres vegetariano, vegano o simplemente intentas consumir la menor cantidad de alimentos de procedencia animal posibles, quizá hagas bien en considerar otra estrategia para conseguir tus metas corporales. Hay otros muchos planes que pueden ayudarte que no incluyen carne, o al menos no en cantidades tan grandes como la dieta que nos ocupa en esta ocasión.

La carne blanca tiene menos grasa que la roja, como ya sabrás, pero cuando figure pollo o pavo en el menú de tu dieta proteica, retira la piel. Tu nutricionista así te lo aconsejará casi con toda seguridad ya que esta parte contiene grasa saturada y, para que cualquier dieta proteica sea efectiva, existe un requisito importante: reducir la presencia de grasas.

Oblicuos fuertes

Puedes incluir tanto carne blanca como carne roja. A pesar de que se tiende a pensar que la carne roja es mala, en realidad todo depende del corte. Si eliges un corte limpio de carne roja, puedes conseguir las proteínas que buscas sin que vaya acompañada de demasiada grasa.

¿Y qué sucede con el pescado? El pescado también es carne y aporta proteínas, así que es una parte importante del plan. Además, muchos pescados son bajos en grasa, y los que no lo son, como el salmón o el atún, continúan siendo interesantes debido a su contenido en ácidos grasos omega 3. Estas grasas saludables son beneficiosas para tu cuerpo, incluyendo el corazón, así que el pescado es una opción estupenda para la dieta proteica.

Veamos todas las opciones que pueden ayudarte a conseguir esa cantidad extra de proteínas que se necesita en una dieta proteica:

  • Carne blanca
  • Carne roja
  • Pescado
  • Huevos
  • Soja
  • Legumbres
  • Lácteos

No descuides la fibra

Espinacas

Pero mucho ojo con la falta de fibra, que, como sabrás, puede causarte muchos problemas (incluyendo el estreñimiento). Para solucionarlo, debes asegurarte de que tu dieta proteica incluye suficientes vegetales, los cuales te aportarán fibra y otras sustancias importantes para el buen funcionamiento del organismo. Ese el caso de los carbohidratos.

Reconocerás una dieta proteica de calidad porque no prescinde completamente de este nutriente. Los cereales integrales son fundamentales siempre, pero en estas dietas más. Dado que se comen menos, es importante que sean de los buenos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.