Dieta de la Zona

La Dieta de la Zona es uno de los planes alimentarios más populares. Si necesitas deshacerte de la grasa que te sobra es una opción a tener bastante en cuenta.

Considerada una dieta con un nivel de esfuerzo medio, a continuación te explicamos qué es eso de la Zona y qué es necesario para permanecer en ella.

¿Qué promete?

Creada por el Dr. Barry Sears en el año 1995, la Dieta de la Zona es una dieta baja en calorías. Promete quemar grasa (incluso mientras duermes) sin sensación de hambre. La estrategia es equilibrar la ingesta de los tres macronutrientes: grasas, carbohidratos y proteínas.

La Zona no garantiza una gran pérdida de peso de forma inmediata. Puedes esperar perder alrededor de medio kilo en la primera semana. Sin embargo, promete que todo el peso perdido corresponderá a grasa, no a músculo ni tampoco a agua.

Al parecer, este plan alimentario conlleva un control hormonal que hace que tanto el cuerpo como la mente vayan mejorando a medida que transcurren las semanas. Se considera que uno de sus efectos es que la ropa te sienta mejor.

Alimentos permitidos y alimentos vetados

La dieta que nos ocupa incluye tres comidas y dos tentempiés diarios. Cada una de las comidas es una combinación de proteínas, carbohidratos y grasas. Proteínas bajas en grasa (pollo sin piel, pavo, pescado…), hidratos de carbono de bajo índice glucémico (principalmente frutas y verduras) y una pequeña porción de grasas saludables (aceite de oliva, aguacate, almendras…). Conseguir ácidos grasos omega 3 es muy importante en esta dieta.

En lo que se refiere a alimentos vetados no hay ninguno que lo esté completamente. No obstante, si los carbohidratos son un pilar de tu alimentación quizá te cueste bastante adaptarte a este plan alimentario. Y es que comidas como el pan, la pasta o los granos no tienen un papel principal, ni siquiera secundario.

Asimismo se anima a evitar una variedad de alimentos, incluyendo las frutas y verduras relativamente ricas en azúcar (maíz, zanahoria, plátano…), las carnes rojas grasas y las yemas de huevo.

Proporciones

Las proporciones son muy importantes en el plan alimentario creado por el Dr. Barry Sears. Son muy claras y todas las comidas deben tener las mismas: 40% de carbohidratos, 30% de proteínas y 30% de grasas.

Para poner práctica estos porcentajes, divide tu plato en tres partes iguales. Un tercio del plato corresponde a las proteínas y las dos partes restantes a frutas y verduras sin almidón. Finalmente se añade una pizca de grasa mononinsaturada. Se aconseja una cucharada de aceite de oliva virgen extra o frutos secos como la almendra.

En lo que se refiere a calorías, el objetivo es situarse en 1.500 calorías diarias en el caso de los hombres. Y alrededor de 1.200 si es una mujer quien lleva a cabo este plan alimentario.

Pros y contras

Pros

Dada la gran presencia de vegetales, se trata de una dieta que los vegetarianos y veganos pueden adoptar fácilmente. La Dieta de la Zona también ofrece la posibilidad de comer sin gluten, ya que desaconseja la ingesta de trigo, cebada o centeno. No obstante, si se desea evitar el gluten totalmente, sigue siendo necesario mirar las etiquetas de los productos.

Abusar de la sal puede conducir a problemas como la hipertensión. Este plan alimentario es bajo en sal debido a que pone el acento sobre los alimentos frescos en lugar de comidas procesadas ricas en sodio. Naturalmente, para disfrutar de esta ventaja hay que poner empeño en utilizar la menor cantidad posible para cocinar y condimentar las comidas de la Zona.

Las siguientes son otras de sus ventajas:

  • Es menos restrictiva que otras dietas proteicas.
  • Puede estabilizar los niveles de azúcar y limitar los atracones.
  • La mayoría de personas que siguen esta dieta logran perder peso.

Contras

  • Puede ser difícil conseguir la cantidad diaria recomendada de calcio.
  • Puede conducir a una falta de fibra, vitamina C, ácido fólico y varios minerales.
  • Puede generar estrés en los riñones.
  • Puede ser demasiado alta en grasas para personas que necesitan controlar su tensión arterial y niveles de colesterol.
  • Debido a la sensación de hambre, y la reducción de comidas habituales como el arroz o la pasta, puede ser difícil seguir a largo plazo.

Reglas de la Dieta de la Zona

Todos los planes alimentarios se basan en una serie de reglas y recomendaciones, y la Dieta de la Zona no es una excepción. Las siguientes se encuentran entre las más significativas. Se aconseja introducir todos los cambios necesarios de forma gradual en el transcurso de varias semanas hasta cumplir todas sus pautas correctamente.

Las matemáticas son clave en esta dieta. Hay que aplicar la fórmula 40-30-30 a todas las comidas (siempre tres principales y dos tentempiés). Asimismo hay que poner empeño en realizar un reparto equilibrado de las cinco comidas diarias.

El desayuno debe ingerirse durante el transcurso de la primera hora de la mañana. El reloj comienza a contar a partir del momento en que te levantas de la cama. Además, entre cada comida no deben pasar más de cinco horas. Finalmente, la Dieta de la Zona nos aconseja tomar un tentempié antes de irse a la cama (dentro de las dos horas anteriores).

Combinar una alimentación saludable con la práctica regular de ejercicio es fundamental para mantenerse sanos y fuertes. La Dieta de la Zona recomienda un tipo de ejercicio moderado pero consistente. Caminar media hora a paso ligero todos los días es un buen ejemplo. Montar en bici o nadar también se consideran buenas opciones, siempre y cuando se evite hacer esfuerzos excesivos. Combina el ejercicio aeróbico con 5-10 minutos diarios de entrenamiento de fuerza.


Categorías

En forma, Nutrición

Esteta por naturaleza. La moda pasada y presente y esos pequeños detalles que a menudo pasan desapercibidos dan forma constantemente a mi concepto de estilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.