Dieta astringente

Dieta astringente

Una dieta astringente es la que se formaliza con el fin de regular el tránsito intestinal y con el propósito de controlar un proceso de diarrea o para mejorar el elevado número de deposiciones diarias. Su fin es que el cuerpo pueda adquirir un ritmo más ralentizado por diversas razones y así pueda recuperar mucho mejor algunos nutrientes.

Si has padecido de algún tipo de percance, generalmente una gastroenteritis o algún tipo de dolencia estomacal, la dieta astringente va a estar asociada con una serie de alimentos que ayudarán a tener digestiones más estreñidas.  

Dieta astringente y sus objetivos

Si has padecido de algún tipo de diarrea dónde se ha visto afectada tu digestión, con mala absorción de nutrientes y líquidos y acompañada de dolor abdominal, fiebre y malestar, seguramente esté causando una mala absorción de nutrientes y de agua.

Las causas pueden ser diversas, entre ellas producido por virus, bacterias, parásitos o la toma de algunos medicamentos. En otros casos puede ser producido por cuadros agudos de enfermedades inflamatorias intestinales.

Dieta astringente

En cualquiera de los casos, si se sufre de diarrea hay que hacer que los alimentos que se tomen provoquen estreñimiento, para poder recomponer es sistema digestivo así no se sufra de déficits nutricionales, ni de pérdida de peso.

A grandes rasgos, una dieta astringente debe de contener alimentos sanos para que sea eficaz y a ser posible evitar aquellos que contengan lactosa, los ricos es fibra insoluble, los que son flatulentos o los irritantes como los altos en cafeína o picantes.

Alimentos astringentes que son recomendados

 

Estos alimentos son aconsejables para este tipo de dieta para poder tener una digestión firme sin digestiones demasiado ligeras, hay que cocinarlos de forma sencilla y sin condimentos que sean irritantes.

  • Lácteos: se recomienda los yogures bífidos.
  • Pasta, arroz y cereales: arroz blanco, pasta normal, pan banco y galletas sencillas.
  • Huevos: es preferible que estén cocidos, pasados por agua o en tortilla pero con poco aceite.
  • Carnes: El pollo, conejo, pavo, ternera, lomo de cerdo, y a ser posible las carnes que sean magras y bien cocinadas.
  • Pescados: prácticamente están permitidos todos los pescados, tanto cocidos, como a la plancha.
  • Frutas: plátano maduro, melocotón y pera en almíbar, manzana cocida o asada sin piel, membrillo y zumos sin pulpa.
  • Verduras y legumbres: zanahorias, calabacín, patata cocida, espárragos, tomate, remolacha, calabaza y caldo vegetal.

Dieta astringente

Alimentos que se deben de evitar en una dieta astringente

Los alimentos que vamos a detallar son los que especialmente hay que evitar, ya que muchos contienen fibra, contiene carnes fibrosas, son legumbres o alimentos que contienen mucha grasa.

  • Alimentos grasos: mantequilla, mayonesa o margarina.
  • Carnes: en general las que contengan mucha grasa, en este caso la de cerdo o de cordero. Las carnes de caza o de ternera o los embutidos en general, incluidos los patés.
  • Pescados: pescados azules, pescados ahumados, mariscos o pescado frito.
  • Huevos: no es recomendable los huevos fritos.
  • Dulces y bollería: galletas integrales, repostería industrial y el chocolate.
  • Lácteos: toda la leche y sus derivados, incluidos los yogures que contengan frutas y cereales.
  • Bebidas: las que contengan gas, el café, los zumos con pulpa y las bebidas alcohólicas.
  • Hidratos de carbono: pan o cereales integrales.
  • Frutas y frutos secos: las frutas deshidratadas, los frutos secos y cualquier fruta menos la manzana, el membrillo o el plátano maduro.

Dieta astringente

Recomendaciones dietéticas para formalizar la dieta astringente

Si has comenzado teniendo una diarrea extrema y necesitas una reincorporación rápida en el organismo de hidratación y electrolitos, puedes preparar la siguiente fórmula: En un litro de agua echaremos el zumo de tres limones, 2 cucharadas de azúcar, una cucharadita de sal y media cucharada de bicarbonato.

Como recomendación es preferible que se haga un plan especificado de todos los alimentos que se pueden tomar, o sea, un menú específico. Hay que hacer comidas frecuentes durante el día y de poco volumen. De 5 a 6 tomas sería lo correcto para favorecer el movimiento normal del intestino.

Hay que tomar los alimentos sin tener que masticar mucho, más bien que sean blandos o a ser posible triturados para una fácil digestión. Su temperatura a ser posible templada, sin excederse en temperaturas extremas.

A la hora de cocinar los alimentos deben de ser hervidos, al vapor, rehogados, escalfados, a la plancha, horno o papillote, eso sí con el mínimo aceite posible. Los alimentos fritos o empanados irritan la mucosa digestiva.

Hay que tomar infusiones suaves entre comidas para reponer líquidos, la manzanilla, melisa y hierba luisa son perfectas. El agua con limón, el agua de arroz, los caldos de verduras también favorecen mucho.

Evitar también los alimentos ricos en fibras, la verdura cruda, sino más bien cocida y sin piel, los lácteos, los alimentos grasos y la piel o grasas de las carnes.

Hay que reducir la sal y el azúcar y procurar no beber nada de alcohol. Estos son las formas para poder recuperar esa actividad intestinal que habíamos perdido en pocos días si mantenemos un buen ritmo e ingesta de alimentos responsables.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.