Conoce el Aikido un arte marcial pacifista

Aikido un arte marcial pacifista

Quizás a ti también te enseñaron de pequeño que pelear no estaba bien y que había que aprender a resolver las diferencias mediante el diálogo y la empatía. Esta enseñanza no está mal y es aplicable en ocasiones pero, por si acaso, también es importante estar preparados para defenderse. En este sentido, el aikido es una técnica de defensa personal que te enseña a evitar peleas, esquivar golpes y no perder la paz durante el proceso. 

Este método se basa en el autocontrol, de modo que es una filosofía de vida que te permite estar en armonía tanto física como mental y emocionalmente, para que sepas cuándo es el momento justo de entrar en acción para bloquear ataques externos. Te lo contamos todo sobre la filosofía del aikido, qué es, cómo practicarlo y sus beneficios.

Qué es aikido

Lo primero que puede sorprenderte es que un arte marcial pueda ser pacifista. Si es que a priori ambos términos se contradicen, puedes pensar. ¡Y es cierto! Sin embargo, conviene matizar esto. El aikido es un arte que procede de Japón y ciertamente es todo un arte, porque hay que tener fortaleza y habilidades especiales para practicarlo, ya que es toda una filosofía de vida que debes aplicar en tu día a día para mantener tu equilibrio mental.

Aikido un arte marcial pacifista

Para practicar aikido no es necesario ser un superhombre ni una supermujer, tal y como veremos más adelante. Pero sí una persona mentalmente fuerte y pacifista. Porque aunque te enseña a luchar también físicamente, el objetivo es precisamente no tener que llegar a emplear esta fuerza ni a este enfrentamiento físico.

Uno de los pilares del aikido es tener confianza en uno mismo, pero también ser una persona flexible, con una gran capacidad para la comunicación y ser capaz de controlar tus propios impulsos. Si, ante un conflicto, la comunicación no funciona y se produce una agresión contra ti, entonces y sólo entonces, será el momento de emplear la fuerza. La potencia muscular obviamente te ayudará, aunque esta se encuentra en el último escalón, pues será lo último a lo que recurrirás. 

El aikido nació a finales del siglo XVIII, gracias al Maestro Morihei Ueshiba

Cuáles son las características del aikido

Hemos adelantado bastante al respecto, pero haciendo hincapié en la importancia mental y no física de esta disciplina, podemos decir que esta se basa en la naturaleza, pues toma inspiración de ella para conseguir un perfecto equilibrio basado en la fluidez y el ritmo. Para esto la concentración es fundamental. 

Quién puede practicar aikido

El aikido es como el pilates, un deporte que puede practicar cualquier persona, porque no requiere de una condición física y ni siquiera de tener fuerza corporal. Recordemos que la lucha física será el último recurso y que procuraremos evitar este conflicto y llegar a resolver los problemas sin peleas. 

Independientemente de tu edad, tu género o tu condición física, puedes apuntarte a aprender aikido si así lo deseas. Llevarás tu propia evolución y progreso. No hay prisa por llegar a ningún lado, pues sencillamente irás progresando y tan solo alcanzando ese estado de equilibrio y armonía, créenos que te sentirás muy satisfecho.

Con estas artes marciales aprenderás a sentirte bien en tu espacio, en tu tiempo y a utilizar beneficiosamente tu energía y las energías de tu entorno, siendo incluso capaz de transformarlas. 

La conveniencia del aikido en los niños

Aikido un arte marcial pacifista

Puesto que a cualquier edad puede iniciarse en el aikido, es una excelente idea que los niños empiecen temprano, porque le aportará muchos valores útiles para su vida. Se trata de una práctica que educa en valores y es una buena forma para que los pequeños aprendan a ser responsables, a saber estar, a sentir empatía por el prójimo, a gestionar sus frustraciones, autodisciplina, a superarse y a respetar a sus superiores.

Los niños más revoltosos y hasta aquellos tienen tendencia a la agresividad, pueden encontrar en el aikido la solución para volverse mucho más resilientes y disciplinados y, por ende, más tranquilos. 

Todos los niños pueden apuntarse a aikido, sin problemas de edad, género o condición física, porque no importa ser bajo, alto, estar como un roble o ser un niño flacucho para adquirir las enseñanzas de esta disciplina y los beneficios que le aportará serán muchos.

Cómo se practica el aikido

El aikido es un arte marcial pacifista que tiene como objetivo defenderse sin usar armas, más que la propia energía vital. Se basa en técnicas de proyección e inmovilización que, mediante derribos y bloqueos lo que busca es desequilibrar al oponente para así poder controlarlo. 

Mientras que otras artes marciales buscan hacer daño, el aikido es justo lo contrario, pues lo que intenta es evitar ese daño, permitiéndote defenderte pero sin atacar. 

Si bien no es necesario tener una condición física determinada, lo que sí es importante aprender a mover el cuerpo, porque a través del propio peso y del movimiento de caderas, se canaliza la energía para no forcejear con el rival, sino neutralizar su ataque.

Cuáles son los beneficios del aikido

Llegados a este punto del artículo y después de leer lo que has estado leyendo hasta ahora, seguro que ya se te vienen a la mente algunos beneficios del aikido. No obstante, vamos a enlistar para que los tengas muy claros:

  • Aumenta la elasticidad.
  • Permite el desarrollo armonioso de todas las partes del cuerpo.
  • Nos ayuda a ser más relajados.
  • Mejora nuestra respiración.
  • Te permite autodefenderte.
  • No usa la fuerza.
  • Mejora la coordinación.
  • Nos enseña a controlar el estrés y la ira.
  • Aumenta la autoestima.
  • Nos enseña a ser respetuosos, constantes y disciplinados.
  • Nos incita a ser empáticos con los demás, incluso nos atacan.
  • Evita la violencia, incluso si esta viene hacia nosotros.
  • Es una manera divertida de hacer deporte y socializar.

Si estás pensando en apuntarte a aikido o en apuntar a tus hijos a clases, es una buena decisión, porque estarás apostando por una práctica sana para el cuerpo y la mente. El aikido como arte marcial pacifista nos enseña a ser mejores personas y también a defendernos si somos atacados. En la sociedad en la que vivimos donde reina la violencia y la agresividad, esta práctica nos ayuda a progresar y a relacionarnos más empáticamente con otras personas, tanto si son pacíficas como si no. 


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.