¿Cómo vestir bien?, respondemos a la eterna pregunta a través de tres puntos clave

Hombre bien vestido

¿Cómo vestir bien?, la eterna pregunta y, seguramente, la más difícil de responder. Y es que, en esto de el estilo no hay verdades absolutas, como tampoco hay una única respuesta. Ahora bien, dicen que el estilo no se compra pero, por descontado, sí que se puede mejorar, pulir, mejorar y, cómo no, actualizar.

¿Es importante tener estilo para vestir bien?, evidentemente, tener estilo propio ayuda, aunque no quiere decir que, únicamente, aquellos agraciados con el don del estilo sean los únicos que puedan vestir bien. Y es que, los menos puestos en el tema, pueden seguir unas pautas o códigos de vestuario casi universales que nos pueden ayudar a conseguir una mejor imagen personal. En definitiva, a vestir mejor. En este post intentamos buscar respuesta a esta pregunta, y lo hacemos a través de tres puntos clave: vestir para la ocasión, elegir nuestra talla y corte adecuado y, por último, crear un guardarropa universal.

Vestir para la ocasión

Uno puede ir muy bien vestido cuando sale de casa pero, del mismo modo, puede no ir apropiado para el lugar adonde se dirige. Es muy importante que marquemos una clara diferencia entre trabajo y ocio, entre formal y casual. Una vez tenemos claro el lugar a donde nos dirigimos debemos adaptar nuestro estilo propio a las circunstancias, sin disfrazarnos pero siendo camaleónicos. Por ejemplo, si me invitan a un estreno de una obra de teatro, donde todo el mundo viste de traje, lo más normal es que me mimetice con los invitados al evento aunque, del mismo modo, pueda y deba marcar mi propio sello personal. Esta misma regla la debemos aplicar a todo tipo de circunstancias, tanto para eventos formales como para nuestra propia agenda de ocio. En otras palabras, saber a dónde te diriges y vestir para la ocasión.

Fitting: elegir la talla y el corte adecuados

Hombre probando una chaqueta

Uno de los grandes problemas a la hora de vestir es dar con la talla exacta, con la talla que mejor se adapta a nuestra silueta. Lo mejor para dar con ésta es probar y probar. Conocer nuestro cuerpo y saber cuáles son nuestros puntos a destacar y cuáles son nuestros pequeños defectos a disimular. Dar con el fitting correcto es vital para vestir bien. En la actualidad podemos diferenciar entre tres tipos de fitting o cortes que favorecen a un tipo de cuerpo determinado:

tipos-de-cuerpo-hombre

Ejemplo gráfico de los tres tipologías de cuerpos masculinos: ectomorfo, mesomorfo y endomorfo.

  • Regular fit: Es el corte tradicional y de patrón amplio. Un fit que favorece a las personas de cuerpos del tipo endomorfo, es decir, a aquellos que tienen una estructura ósea ancha y extremidades gruesas, con caderas y hombros anchos. Estos cuepros necesitan ropa que no marque sus redondeces. El corte regular fit es ancho por naturaleza y no se entalla. En la actualidad muchas marcas lo han actualizado y lo llaman relaxed fit, que viene a decir que el corte es relajado en silueta pero el patrón se ha reeditado para adaptarse a la moda actual que de por sí tiene un aire más ajustado al cuerpo. En definitiva, el regular fit o relaxed fit es un corte suelto.
  • Slim fit: Es el corte medio de patrón entallado. Con siluetas que se adaptan al cuerpo sin necesidad de ser demasiado ajustadas. Favorece a los cuerpos del tipo mesomorfo, es decir, a los de constitución musculada, con hombros anchos y con torso en forma de ‘v’. Para ellos funciona bien este corte ya que el slim fit se estrecha en la zona de la cintura y tiene una caída mucho más pegada al cuerpo. Es, en definitiva, un corte de silueta ajustada aunque no extremadamente pegada.
  • Skinny fit: Es el corte más entallado de todos. Su patrón es muy ajustado y se pega mucho a la silueta. Favorece a los cuerpos del tipo ectomorfo, es decir, con caja torácica y hombros estrechos, con pecho y abdomen estrechos. Ideal para los delgados por naturaleza y con poca masa muscular. Es el corte de patrón más ajustado, un fit que en la actualidad tiene su versión súper – el ‘supeskinny’ – cuyo patrón es aún más entallado si cabe.

Una vez tenemos claro el corte que más se adecua a nuestra silueta es tiempo de probar. Cuando vayamos de compras hay que probar siempre por lo menos dos tallas, mirarse en el espejo con ojo crítico y comparar. Aunque parezca una obviedad, el único secreto para que una prenda nos favorezca, una vez elegido el corte adecuado, es acertar con la talla. Por muy engorroso que nos parezca, nunca hay que comprar sin probar.

Comprar online

En este punto tenemos que hacer un inciso para hablar de la compra online, y es que cuando compremos en este tipo de sitios de venta por internet debemos prestar atención de las tablas de medición de cada site y medirnos de manera correcta para elegir bien nuestra talla. Normalmente estos portales suelen ofrecer tablas de tallaje donde, además, aparece la equivalencia en centímetros, como vemos sobre estas líneas con dos ejemplos de guías de tablas de Asos.

Crear un fondo de armario ‘universal’

fondo de armario hombre

Una vez superado el problema de las tallas –  y para acertar en todo tipo de ocasiones – es vital crear un fondo de armario que podríamos bautizar como ‘universal’. Es decir, elegir esas prendas comodín que nos van a servir para infinidad ocasiones. Conjugar un abanico de prendas combinables entre sí de larga vida en el guardarropa. Así que lo mejor en estos casos es apostar por básicos de fondo de armario. Nosotros hemos creado dos guardarropas con prendas comodín que separamos en dos bloques de estilo muy diferenciados:

Guardarropa formal

  • Trajes: Apostamos por colores que funcionan bien tanto de día como de noche. Un traje navy es el ideal tanto para ir a la oficina como para evento tipo cóctel. Nos decantamos por un modelo liso y por uno de tres piezas con chaleco incluido para que puedas jugar a poner y quitar el chaleco dependiendo de la ocasión. Además, un traje negro y otro en gris medio completarán tu guardarropa básico de trajes cubriendo todo tipo de necesidades.
  • Camisas de vestir: Como mínimo necesitas tres colores básicos, apostando siempre por materiales resistentes y de buena calidad. Una blanca es indispensable, y además, no debe faltarte una en azul celeste y otra en gris.
  • Abrigo Clásico: Házte con uno de silueta sencilla y cortes de clásico. Un abrigo de lana con solapa simple en gris marengo es el gran comodín para vestir en innumerables ocasiones.
  • Punto Fino: Un suéter de cuello de pico en un tono como el gris jaspeado es el perfecto aliado para combinar con pantalones de vestir.
  • Calzado Formal: Unos zapatos básicos en negro y otros en marrón. Con estas dos opciones cubrirás casi todas las necesidades formales que se presenten. Para el negro apostamos por unos clásicos derby o unos oxford, y para los marrones por unos de estilo brogue. Además, puedes incluir una nota más trendy con unos botines estilo chelsea.

Guardarropa casual

  • Chaqueta de cuero: La chupa de cuero es una arma infalible que nunca pasa de moda. Apostamos por el estilo biker como la básica-clásica que combina casi con todo.
  • Sudadera básica: La sudadera es la pieza reina del guardarropa casual. Nos quedamos con un modelo en tono piedra para combinar en infinidad de ocasiones.
  • Pantalones chinos: Sin lugar a dudas, en el armario informal no pueden faltar unos chinos de color kaki.
  • Rebeca de punto: La chaqueta de punto en gris marengo es otra pieza comodín de larga vida en en tu armario.
  • Vaqueros: Imprescindibles, seguramente la pieza que más vas a vestir son los vaqueros
  • Camisetas básicas: En blanco, en negro, en tonos tostados… las camisetas básicas son un must infalible.
  • Camisa casual: Dentro del armario de camisas casual, una camisa oxford es siempre un acierto, apuesta por detalles que marquen la diferencia como la que te proponemos con coderas contrastadas.
  • Calzado informal: Unas deportivas de aire minimalista salvan culauqier look. Nos quedamos con unas Stan Smith de Adidas. Combinan con todo.

Guardarropa smart-casual

A medio camino entre el guardarropa formal y el informal. El estilo smart-casual juega a dos bandas. Con infinidad de posibilidades, el look arreglado pero informal es siempre un acierto para aquellos que necesiten un conjunto comodín. Combina unos pantalones de vestir con un jersey de punto fino y un abrigo de corte clásico. Unos vaqueros con una camisa formal más una chupa de cuero. Échale imaginación porque, sin lugar a dudas, el look smart-casual tiene todas las papeletas para acertar en innumerables ocasiones. Sobre estas líneas dos imágenes que presentan varios looks smart-casual de la última campaña de Mango Man.

Conclusiones para vestir bien

image-21-1-860x450

Finalmente, no podemos asegurar que simplemente siguiendo estos tres pasos vayas ser el mejor vestido de tu barrio, lo que sí que sabemos es que, al menos, serás un hombre bien vestido. Eso sí, llegar a ese punto no es un camino fácil y, seguramente, te equivocarás para aprender de los errores. Prueba, experimenta y dedica tiempo a conocerte a ti mismo, a saber lo que te favorece y lo que no. Date el lujo de dedicar tiempo a vestirte que, es en definitiva, un placer necesario.


Categorías

Lifestyle, Moda

Carlos Rivera

Estilista, visual merchandiser y editor de moda & lifestyle. En la actualidad colaboro con diversas firmas y medios como freelance. Puedes... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *