¿Cómo preparar un Lemon Champ?

Su origen no está del todo claro. Cierto sector de la gastronomía argentina atribuye a este país de América su invención, aunque no hay manera hasta ahora de probarlo.

Lo cierto es que el Lemon Champ es de los tragos más populares. Y lo que algunos desconocen es que su preparación es sorprendentemente sencilla.

¿Postre o Trago?

Este también es un punto “polémico”. Para muchos es un trago y debe ser tratado como tal. Una bebida ideal para algunos brindis, preferentemente en tiempos estivales.

Otros lo catalogan como un postre. Un helado “atrevido” e “interesante”, hecho para sacar de cierto tono de aburrimiento a un fruto tan polivalente como común: el limón. Un postre, al fin y al cabo, cuyo valor agregado es que cuenta con una dosis baja de alcohol.

Precisamente la baja graduación alcohólica del Lemon Champ es uno de sus sellos característicos. Es un trago (o postre, según la ocasión), que combina lo mejor de dos mundos: la solemnidad de una celebración (como el brindis de año nuevo). También es un dulce frío tan imponente como delicioso.

Ingredientes del Lemon Champ

Se elabora a partir de ingredientes que comúnmente se encuentran en cualquier despensa y nevera. En cualquier caso, son productos fácilmente asequibles en la mayoría de abastaos o supermercados. A saber:

  • 1 Botella de Champagne o de cava. Preferentemente bien frío.
  • ½ Kg de helado de limón.
  • 1 limón grande y vistoso.
  • Azúcar
  • Adicionalmente, para otorgar una gama de colores y de sabores un poco más amplia, se pueden incluir cerezas o algunas frutillas de decoración.

Preparación

El Lemon Champ es un trago que se sirve en copas o en vasos de vidrio. Lo primero, es preparar a estos elementos para recibir la bebida. Para esto no se necesita más que humedecerlos y luego pasarlos por azúcar.

La preparación de la bebida como tal es como sigue: en una jarra se vierte el helado y el champagne y se bate enérgicamente. El objetivo es que la mezcla adquiera una contextura suave y cremosa. Se sirve y se decora con el limón, que debe ser cortado en rodajas. También pueden sumarse las cerezas y otras frutillas.

La licuadora: el valor diferencial

Para que la bebida quede cremosa y esponjosa, hay un detalle importante: batir en la licuadora. El sabor será prácticamente el mismo, pero la textura sí que será distinta. La sensación dentro de la boca será mucho más placentera. Y hasta a nivel visual podrá notarse la diferencia.

Enfriar los vasos antes de servir la bebida

Este es otro detalle que puede marcar la diferencia entre un buen brindis y uno que las personas que participen de él siempre recordarán. Enfriar los vasos o las copas no cuesta nada y bien vale la pena intentarlo.

Solo deben humedecerse con un poco de agua potable y colocarlos en el frigorífico por 20 minutos. El efecto no solo será evidente al tacto. Durante los primeros minutos, brindará una imagen escarchada que también servirá de decoración.

¿Un LemonChamp exprés?

Hay una forma todavía más sencilla de asumir esta receta. Ideal cuando se hace como un capricho exclusivamente personal o para un grupo de personas reducido, de hasta tres integrantes.

Una vez las copas o los vasos estén listos, se colocan dos grandes cucharadas de helado por recipiente. Luego se vierte el champagne encima, hasta alcanzar la capacidad máxima. Se puede tomar de esta forma o bien se puede batir ligeramente el contenido en busca de que los sabores se mezclen.

Preparando el helado en casa

El hecho de comprar el helado de limón listo para servir, es una idea con una ganancia de tiempo importante. Tan sencillo como comprar, destapar y servir. A pesar de lo práctico, hay quienes gustan preparar este alimento en casa. Esto además le otorga un toque más personal al Lemon Champ.

Para animarse con esta receta, lo primero que se debe ponderar son los ingredientes que se necesitan. Es importante que además de ofrecer buen sabor, sea bastante cremoso:

  • ¼ litro de jugo de limón.
  • ½ litro de leche
  • ¼ Kg de azúcar
  • ¼ litro de agua
  • 2 claras de huevo
  • 2 cucharadas de azúcar invertido
  • La ralladura de un limón
  • Opcional: un toque de sal al gusto

Manos a la obra

El primer paso es diluir el azúcar en el agua y poner a fuego moderado, sin dejar de revolver. Cuando entre en punto de ebullición, se debe bajar el fuego al mínimo, tapar y esperar 10 minutos.

Pasado este tiempo, se agrega el jugo y la ralladura de limón. Se deja al fuego hasta que la preparación retome el hervor. Después, se agrega el azúcar invertido y se saca del fuego. Se traspasa a un recipiente plástico y se lleva a la nevera para bajarle la temperatura.

Más tarde, a la mezcla se le suma la leche y se coloca en refrigeración. Paralelamente, las claras de huevo (con la pizca de sal) se llevan a punto de nieve. Esta preparación debe untarse con la ayuda de una paleta sobre la preparación principal. Después de dejar en el congelador por 12 horas, uno de los componentes principales del Lemon Champ estará listo para la acción.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *