¿Cómo elegir un vino blanco?

La relación entre vino y comida puede buscarse por afinidad o por contraste de sabores, aunque hay quien es partidario de tener en cuenta la textura o el aroma de los platos a la hora de combinarlos con el vino. Lo bueno de elegir el vino es que casi siempre lograrás una buena combinación. Pero aprender algo nuevo nunca está de más.

Para esta ocasión te contamos un poquito de los vinos blancos. Muchas veces se cree que solo hay un tipo de vino blanco, y lo cierto es que no. Existen tres tipos que se destacan: los ligeros, los que tienen cuerpo y los criados en madera.

Lo principal a tener en cuenta de estos vinos, cualquiera de los tres, es que van a la perfección con lo que respecta a los platos marinos. Lo que tienes que tener en cuenta es la forma de cocinar esos platos para saber que tipo de vino va mejor.

  • Blancos ligeros: Crustáceos cocidos, pescados blancos poco condimentados (cocidos, a la plancha, a la barbacoa), fiambres poco especiados.
  • Blancos con cuerpo: Crustáceos a la parrilla, moluscos de concha (ostras, almejas), pescados de sabor pronunciado.
  • Blancos criados en madera: Pescados y mariscos fuertemente condimentados, carnes de pollo o ternera a la brasa, ahumados, pescados marinados.

Un comentario

  1.   RITA dijo

    Felicitaciones excelente página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *