¿Cómo dejar el alcohol?

Quienes se formulan esta pregunta de, es porque ya tienen un problema. Y para dejar el alcohol, ese es precisamente el primer paso: la toma de conciencia.

También es importante reconocer que se está ante una tarea difícil. Superar esta adicción es inversamente proporcional a lo relativamente fácil que es sucumbir ante ella.

¿Por qué dejar el alcohol?

Algunas personas que se plantean dejar el alcohol, tienen dudas e intentar defender lo que hacen con alegatos del tipo “es que me ayuda a ser más sociable”.

Sin pasar por alto que un buen licor puede ser un complemento ideal en un gran número de oportunidades, tampoco es imprescindible. Solo basta hacer una lista de los momentos en que el alcohol parece ser un acompañante necesario y visualizar qué diferencia sustancial habría si no estuviese presente.

Mejor en equipo

Dejar el alcohol es una decisión individual y nadie puede decidir que otra persona tiene que dejar de beber. Solo quienes realmente se lo plantean, lo consiguen; pero ello tampoco implica que en todos los casos se consiga al primer intento, ni al segundo, tampoco al tercero.

Las recaídas forman parte de muchos procesos personales para superar la bebida. La meta la consiguen solo aquellos que no se rinden y lo intentan cuantas veces sea necesario.

También es importante tener en cuenta que son muy pocos los casos de éxito conseguidos por alcohólicos que emprendieron la batalla sin ayuda, ni de familiares, amigos o de especialistas.

Incluso es obligatorio que quienes tengan una adicción muy alta y prolongada en el tiempo, requieran de la supervisión de un médico. Caer en abstinencia al dejar el alcohol de golpe es muy común y los casos más dramáticos son potencialmente mortales.

Consejos prácticos

Además de buscar apoyo en familiares, amigos y médicos, una buena idea es cambiar la rutina diaria. Por ejemplo: hay quienes tienen por costumbre todas las tardes al salir de la oficina, parar en un bar por una cerveza; bastará con sustituir este hábito por otro.

El chocolate puede ser un excelente aliado. Su consumo aumenta el nivel de las endorfinas, lo que ayuda a evitar ataques de ansiedad. Tomar chocolate es saludable, siempre que sea de calidad y que lo hagamos con moderación; hay tener en cuenta que los excesos casi siempre son malos.

 

Fuentes de imágenes: Okdiario  /  SuMédico


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.