Cómo controlar tu salud con estos termómetros de galio

termometro galio

Quizás la pandemia del SARS-CoV-2 ha hecho que todos sean algo más conscientes de su salud. A las anteriores campañas de coronavirus del resfriado común y el virus de la gripe, ahora se les ha unido el nuevo Covid-19. La diferencia entre un resfriado común y la gripe o Covid-19 puede estar en la temperatura. Por tanto, tener un buen termómetro de galio en casa podría ser gran idea ahora más que nunca.

Estos termómetros de galio no necesitan pilas, por lo que estarán siempre disponibles cuando lo necesites. Además, al no ser digitales, son muy sencillos de utilizar, incluso por personas mayores que les cuesta comprender a los modernos termómetros. Y lo mejor de todo, ya no implican la peligrosidad de los termómetros basados en mercurio, ya que el galio no es tóxico como el Hg.

¿Qué es un termómetro de galio?

Un termómetro de galio es un dispositivo para medir la temperatura similar a los primitivos termómetros de mercurio, solo que no emplean el peligroso metal químico que ha quedado prohibido por su toxicidad. En su lugar emplean galio, o mejor dicho, usan una aleación líquida llamada galinstan.

El método de funcionamiento es muy básico. Su bulbo metálico, donde se almacena el galinstan, al entrar en contacto con una superficie caliente, como el cuerpo humano, se irá dilatando. Eso impulsará el metal líquido a través del tubo que tiene una escala de temperatura. Eso hará que suba hasta la marca de la temperatura que está detectando, para que puedas saber si tienes o no fiebre.

Es decir, exactamente igual que los que usan mercurio, solo que no es tan tóxico. De hecho, la Unión Europea prohibió todo tipo de dispositivos que usasen mercurio en 2009. Desde entonces está prohibido vender este tipo de termómetros, siendo sustituidos por los de la aleación de galio.

Dicha aleación, el galinstan, básicamente es un líquido que mezcla galio, indio y estaño, haciéndola permanecer en estado líquido a temperatura ambiente y siendo mucho más respetuosa con el medio ambiente y sin toxicidad si se rompen y entran en contacto contigo. Tampoco formarán amalgamas con los objetos de oro, como ocurría con el mercurio, por lo que tus joyas estarán a salvo.

Además, la fiabilidad o sensibilidad de estos termómetros no se ha visto alterada por la sustitución del mercurio. Son muy precisos, pudiendo variar solo 0.1ºC en las mediciones.

galio

¿Cómo se usa un termómetro de galio?

El termómetro de galio, o galinstan, se utiliza exactamente igual que el de mercurio. Es decir, es un termómetro que necesita contacto, a diferencia de los ópticos. Los pasos del procedimiento para un uso adecuado son:

  1. Antes de comenzar con la medición, sostén el termómetro por su parte superior y agítalo con movimientos rápidos con la muñeca y con precaución de que no se golpee con nada ni se caiga. Eso servirá para asegurarse de que la temperatura desciende hasta los 35ºC.
  2. Coloca el termómetro en la zona elegida para medir la temperatura, preferiblemente en la axila por higiene (otros métodos, como la medición en la boca o en el recto implicarán desinfección adecuada con agua y jabón desinfectante).
  3. Espera un tiempo de unos 3 minutos y comprueba la temperatura que marca.

Durante el proceso de medición no debería haber perdido contacto con la superficie del cuerpo donde se haya colocado. Además, el enfermo debería estar en reposo, sin haber hecho actividad física previamente, puesto que podría alterar la medición. Además, si se usa en la boca, acciones como fumar, o haber ingerido comidas o bebidas podría alterar también los resultados.

En caso de que el termómetro se rompa, no te preocupes. Al no tener mercurio no será peligroso. Tan solo tienes que recoger los trozos y limpiar la superficie manchada de galinstan con un papel absorbente mojado en alcohol.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.