Cómo aumentar las defensas

Sistema inmunológico

¿Quieres saber cómo aumentar las defensas? Si tienes una sensación de indefensión ante los virus que circulan a tu alrededor, es probable que necesites dar un empuje a tu sistema inmunológico.

A pesar de que se le presta más atención durante el invierno (época de gripes y resfriados), hay que asegurarse de que el sistema inmunológico funciona a pleno rendimiento durante todo el año para combatir toda clase de infecciones con garantías. Y los siguientes consejos te ayudarán a conseguirlo.

¿Para qué sirven las defensas?

Dolor de cabeza

Como su propio nombre indica, las defensas defienden tu organismo de millones de amenazas que pueden invadirlo y ponerlo en serio peligro. El sistema inmunológico es una barrera natural, un producto de la evolución que cumple una función tan simple como importante: mantenernos vivos y sanos.

Esta compleja red te protege contra virus, bacterias, parásitos y hongos que te pueden hacer enfermar. Estas amenazas se encuentran por todas partes, desde el trabajo y la calle hasta tu propio hogar. En consecuencia, tus defensas deben estar en buena forma para impedir que entren en tu cuerpo. Muchos chocan contra esta barrera, pero otros muchos consiguen entrar. Por suerte, el sistema inmunológico también está preparado para defenderte desde dentro, atacando y destruyendo a estos invasores antes de que puedan reproducirse, e incluso mientras lo hacen.

Cuando se trata del sistema inmunológico, a menudo se piensa en gripes y resfriados, pero unas buenas defensas te protegen tanto contra enfermedades leves como contra otras más graves, incluyendo el cáncer.

Hábitos clave para disponer de unas buenas defensas

Reglas

¿Sabías que tu estilo de vida puede contribuir a que tus defensas funcionen mejor? La mala alimentación, el sedentarismo, la falta de sueño y el estrés crónico se encuentran entre los factores que debilitan esta barrera natural, haciendo que seas más vulnerable frente a bacterias, virus y toxinas.

En cambio, los suplementos alimentarios no ofrecen ninguna garantía en lo que se refiere a fortalecer las defensas. La apuesta segura es llevar un estilo de vida lo más saludable posible. Los siguientes son los hábitos clave:

Cómo aumentar las defensas con la alimentación

Pimientos rojos y amarillos

Como era de esperar, la alimentación es altamente importante para fortalecer el sistema inmunológico. En este sentido, es necesario ingerir suficiente fruta, verdura y cereales integrales.

Los nutrientes de los alimentos –especialmente las vitaminas antioxidantes– ayudan a que las defensas funcionen a pleno rendimiento. La estrategia más sencilla para obtener los nutrientes necesarios tanto para el sistema inmunológico como para otras funciones importantes es llenar una mitad de tu plato con verduras y la otra con proteínas magras y carbohidratos. Asegúrate de que en tu carro de la compra existe una gran variedad de colores, tanto de frutas como de verduras, para así acceder al mayor número de antioxidantes posible. Cabe señalar que el ajo también se le atribuyen propiedades antibióticas, así que considera usarlo en tus comidas.

El alcohol y el azúcar no son aconsejables, sobre todo si tus defensas están bajas. En consecuencia, emplea la moderación con las bebidas alcohólicas (dos copas diarias es el máximo) y las comidas azucaradas. Naturalmente, el tabaco es otro hábito que no ayuda al sistema inmunológico, así que, si fumas, el estado de tus defensas es una de las numerosas razones por las que te conviene dejarlo.

Ponte en movimiento

Competición de remo

Si no practicas ejercicio de forma regular, comenzar a hacerlo puede marcar una gran diferencia. Entrena tres o más días por semana y asegúrate de que la duración de tus entrenamientos es de 30 minutos o más.

Realizar actividades que aumenten el ritmo cardíaco se ha asociado con un fortalecimiento del sistema inmunológico. Al parecer, los glóbulos blancos de los deportistas funcionan mejor que los de aquellos que no incluyen ningún tipo de actividad física en su vida diaria.

El deporte está repleto de beneficios

Echa un vistazo al artículo: Beneficios del deporte. Ahí encontrarás todas las ventajas que supone para tu organismo el hecho de hacer cualquier tipo de deporte de forma regular.

Mantén el estrés a raya

Hombre haciendo yoga

¿Sabías que el estrés crónico puede hacer que tus defensas se debiliten y te encuentres desprotegido contra numerosas enfermedades? Si sientes que tus niveles de estrés se mantienen demasiado altos un día tras otro, existen algunos hábitos que pueden ayudarte a aliviar el problema. Lo primero es intentar tomarte la vida con más calma. Sin embargo, eso es fácil decirlo pero no tanto llevarlo a cabo, así que las siguientes son estrategias más concretas para reducir tu estrés:

Duerme suficientes horas

Una de las claves para prevenir el estrés y aumentar las defensas la tiene el sueño. Cuando una persona no duerme bien, numerosas funciones pueden verse afectadas negativamente, incluyendo el sistema inmunológico. Si crees que ya disfrutas de una buena calidad de sueño, intenta reducir tu estrés con las siguientes estrategias:

  • Utilizar técnicas de relajación
  • Practicar ejercicio
  • Mejorar la calidad y la duración de tu tiempo de ocio

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)