¿Cómo adelgazar mientras se duerme?

Si os preguntáis qué relación existe entre el sueño y la posibilidad de adelgazar, conviene saber que la falta de un sueño reparador causa estragos en el organismo, y uno de los más destacados es el desequilibrio hormonal que influye directamente sobre el buen funcionamiento del metabolismo.

Por el contrario, cuando se duerme con tranquilidad y que el ciclo del sueño y de reposo se cumple sin alteraciones, el organismo es capaz de quemar las grasas mientras se duerme, y al día siguiente se puede notar que se tiene menos hambre o menos ansiedad.

Lo ideal para adelgazar durmiendo es tener siempre un sueño reparador. Para conseguirlo, se debe saber que no se debe dormir menos de 7 horas al día, y tampoco más de 10. Cuando se duerme menos de siete horas, se interrumpen las fases del sueño y no se completa el ciclo del reposo. De la misma forma, cuando se duerme más, el cuerpo comienza un segundo ciclo que es interrumpido, y por eso es normal despertarse cansado y sin energía. Se ha recomendado dormir 8 horas al día.

Para obtener un sueño reparador y adelgazar durmiendo, es importante cenar de forma moderada y consumir alimentos que favorezcan un buen descanso. Es preferible cenar proteínas, productos lácteos bajos en grasas, alimentos ricos en magnesio y evitar las comidas grasas, muy azucaradas, las bebidas alcoholizadas o la cafeína.

Otra alternativa es la de tomar una infusión relajante para favorecer el reposo y la tranquilidad. Estas infusiones tienen la propiedad de regular el sistema nervioso y favorecer el sueño. La manzanilla y la lavanda son excelente alternativas, sin embargo hay otras opciones para favorecer el descanso nocturno.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *