Beneficios del ajo

Ajo

¿Conoces los beneficios del ajo? Aunque no goza de la mejor de las reputaciones en lo que se refiere al aliento, es un alimento que conviene incluir en la dieta por su sabor (es indispensable en la cocina mediterránea) y por sus propiedades.

Presente en la dieta de la humanidad desde hace miles de años, los beneficios del ajo no pasaron desapercibidos tanto en Grecia como en Roma, donde el ajo se utilizaba como remedio en una gran variedad de situaciones. Veamos por qué se considera uno de los alimentos más saludables.

Razones para comer ajo

Órgano corazón

Todo el mundo sabe que los vampiros lo odian, pero, al margen de hipotéticos enfrentamientos con criaturas de la noche, existen muchas otras razones para incluir algunas cabezas de ajo en el carrito de la compra. Y es que el ajo goza de una gran reputación en lo que se refiere a la salud. Comer ajo es bueno debido a que ayuda a prevenir enfermedades.

¿De qué se componen los ajos? El ajo, entre otras cosas, te aporta alicina, arginina, flavonoides, vitamina C y selenio. Se trata de unos compuestos que actúan tanto juntos como por separado en tu organismo para contribuir al buen funcionamiento de un gran número de áreas del mismo. Pero ¿en qué puede beneficiarte el consumo regular de ajo?

  • Al ajo se le atribuyen interesantes propiedades antibacterianas
  • Puede reducir la tensión arterial, ya que contribuye a mantener las arterias flexibles y mejorar el flujo sanguíneo
  • Los niveles de colesterol pueden bajar
  • Puede reducir los niveles de azúcar en la sangre, por lo que es especialmente interesante para las personas con diabetes
  • Previene los coágulos en la sangre y la acumulación de placa en las arterias

En consecuencia, uno de los beneficios del ajo más destacables es la reducción del riesgo de ictus y enfermedades del corazón. Es tan positivo para la salud que muchos consideran que tiene tanto de alimento como de medicamento. Naturalmente, eso es bastante exagerado, ya que, además, los alimentos nunca deben sustituir a los tratamientos médicos, pero te ofrece una idea del elevado número de beneficios que los estudios atribuyen a este alimento.

Además, es un alimento duro que no se echa a perder con facilidad. Si lo conservas en un lugar fresco, oscuro y bien ventilado, puede aguantar varios meses. No obstante, es aconsejable consumirlo lo más fresco posible para sacar el máximo partido a sus nutrientes, así como a su sabor.

¿Combate el ajo los virus?

Remedios para el resfriado

El ajo también se emplea para combatir los virus, como el de a gripe y el resfriado, pero esos beneficios del ajo necesitan más investigaciones. Lo mismo sucede con sus supuestas ventajas para combatir el Alzheimer, reducir el riesgo de cáncer o fortalecer el sistema inmunológico. Algunas de estas enfermedades son muy serias, y no se deben crear falsas esperanzas hasta que las investigaciones no dejen lugar a dudas. En cualquier caso, no es mala idea incluirlo en la dieta por si acaso todo eso resulta siendo cierto.

¿Estás resfriado?

Echa un vistazo al artículo: Remedios para el resfriado. Ahí encontrarás muchas opciones para aliviar los síntomas y volver a funcionar a pleno rendimiento lo antes posible.

Cómo combatir el mal aliento del ajo

Cabeza de ajo

Los ajos se componen de una serie de piezas más pequeñas llamadas dientes. Su característica más conocida es intenso su olor y sabor, provocado por una sustancia aceitosa que se libera cuando éstos se machacan, llamada alicina. Como habrás tenido la oportunidad de comprobar en numerosas ocasiones, el olor del ajo tiende a permanecer en la boca más tiempo del deseado.

Afortunadamente, es muy sencillo luchar contra el mal aliento del ajo, por lo que este inconveniente no debe ser un impedimento para disfrutar de las increíbles ventajas para la salud de este vegetal. Una de las soluciones más populares y efectivas, tanto para el ajo como para el mal aliento en general, es masticar hojas de menta. Y si no tienes menta fresca a mano, no te preocupes, solo debes asegurarte de acompañar tus comidas ricas en ajo de algo de lechuga o comerte una manzana de postre.

Palabra final

Al parecer, para disfrutar de todos los beneficios del ajo, especialmente los relacionados con la sangre, es importante machacarlo y comérselo lo más crudo posible. Aplastarlo también es un truco que ayuda a pelarlo más fácilmente, así que parece la mejor forma de tratarlo antes de utilizarlo en tus platos.

¿Qué sucede con sus beneficios si se hornea o se hierve? Si es durante poco tiempo, sus beneficios para la sangre no se reducen, pero a medida que transcurren los minutos, se le hace más complicado mantener su composición, por lo que conviene tenerlo en cuenta. De esta manera, la mejor forma de comerlo sería machacado y crudo… y entero la menos beneficiosa. En lo que se refiere a aplicar calor, depende del tiempo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.